Castillo Peraza: una campaña ante los medios

Favorito

La Ciudad de México estrenó jefe de gobierno electo en 1997 luego de una contienda que enfrentó a tres políticos de cortes muy diversos entre sí. Cuauhtémoc Cárdenas, quien obtendría el tigre en la rifa, contaba con un apoyo popular que tenía aún mucho más de fe entusiasta que de examenriguroso. El priísta Del Mazo apostó por la inercia de una maquinaria yaoxidada. Carlos Castillo Peraza (1947-2000), mientras tanto, lanzó a las calles los principios doctrinarios del PAN, bien aprendidos en años de estudio, militancia y tenacidad en la trinchera opositora. En Castillo Peraza coincidieron la solidez y el ánimo negociador en tiempos que anunciaban a las claras el fin de la hegemonía del partido del gobierno. En la campaña chilanga pudo ratificarse que el yucateco era un buen político —acaso habría sido un buen jefe de gobierno— pero no un buen candidato, no tanto por no "saber llegar a las masas" sino por no haberse ganado a un buen número de reporteros que incluso llegaron a fingir escándalo porque el panista empleó unas palabras groseras alguna vez. El problema no iba por ahí, se cansó de reiterar Castillo Peraza (quien a su vez dedicó al periodismo largas y fecundas horas de su trabajo), sino por la forma en que se entendía lo que él postulaba. ¿Se entendía o no? ¿Faltaba capacidad para explicar o para entender? ¿Se malentendía adrede? Lo cierto es que las cosas fueron empeorando, y mientras el candidato se afanaba en explicar, no pocos parecían sólo dispuestos a cazar o fabricar algúnsigno de intransigencia.
     A veces Castillo Peraza perdió la paciencia, para gusto de quienes estaban aguardando sólo tal atrevimiento. Y la campaña fue encaminándose hacia un desfiladero entrevisto no tan lejos con sonrisas apenas disimuladas y cómodos silencios —por ejemplo, ante la marginación del panista del debate público entre los otros candidatos. En la actualidad, en tiempos de nuevas definiciones y replanteamientos acerca de losalcances y los acotamientos de la tareainformativa, no vendrá mal recordar lo sucedido durante aquella campaña. –

NOTAS AL PIE

AUTORES