Giros

AÑADIR A FAVORITOS

A Eugenio Montejo
      
     Mientras dormimos oscuros o por el sueño habitados
     hay ojos abiertos a la luz más allá de los mares.
     No nos despierta su atención,
     la tierra es redonda, su redondez protege nuestro sueño
     y gira para otorgar a todos luz y oscuridad;
     y si alguien vive con los párpados cerrados o abiertos a deshora,
     en contrapunto con el canto de los pájaros y el sol,
     como quien viaja en un tren en un asiento contrario al recorrido,
     la tierra sin apiadarse seguirá girando,
     porque sus giros son tiránicamente equitativos
     y nadie puede escapar a su rigor que distribuye las horas.
     Barre la tierra con sus giros los colores
     y con sus giros barre la noche
     y giran las tumbas y giran los recién nacidos. –