Mysterious skin, de Gregg Araki

AÑADIR A FAVORITOS

el abuso sexual infantil es pasto del morbo y el sensacionalismo. Araki, uno de los adalides del cine independiente, lo sabe, y por eso ha optado por abordarlo desde una óptica cautelosa, pródiga en fulgores líricos que dan un relieve insólito a la sordidez del asunto. Inspirada en la novela de Scott Heim, Mysterious Skin sigue los destinos entrecruzados de dos niños que debutan en la carnalidad de la mano de su entrenador de beisbol (Bill Sage) en el pueblo de Hutchinson, Kansas, epítome del Estados Unidos profundo. La experiencia lleva a uno de ellos (Joseph Gordon-Levitt, magnífico) a dedicarse a la prostitución, en tanto que el otro (Brady Corbet) halla refugio en el orbe de las abducciones extraterrestres. El resultado es asombroso, y no por inquietante cancela la posibilidad de redención. –