Pórtico II

AÑADIR A FAVORITOS

El verano llamea… Conjuga su plumaje
     de clara envergadura en un lirio morado
     cuando alada la sierva al macho enamorado
     seduce ante el sosiego su fluido ropaje.
      
     Cómplice va el silencio a soñar el celaje
     en el lento recreo de un poema dorado
     pagano y misterioso en su ritmo pausado
     que sueña la hermosura de un cristalino viaje.
      
     Arde ya la floresta de verdor opulento
     que apenas acaricia la tentación del viento
     viajando entre las sombras que anidan la belleza
      
     cuando ya el siervo alcanza con esbelta premura
     e befar en el lomo de esbelta criatura
     un infinito aliento que enloquece a su presa. –

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: