Sobre “Al cielo por la izquierda”

AÑADIR A FAVORITOS

Creo que la ambigüedad es la característica principal de los discursos políticos, un recurso utilizado para ocultar el gran vacío de propuestas más concretas, o al menos más honestas. Los términos relativos de izquierda-derecha se hablan de aquí para allá ilustrando contradicciones suficientes como para hacer una buena película. Al pri parece que ya no le queda tanto descaro como para seguirse diciendo “revolucionario”, entonces es hora de concentrarse más en lo “institucional”. Mas no deja de ser curioso ver su nombre que teóricamente impulsa el cambio, cuando el cambio le pasó ya por encima. La política nacional actual es una sátira de la historia nacional.

Lo peor es que la historia sigue. Han pasado tantas cosas en los tres partidos y son tan poderosos como para ser vencidos, que quedan desfasados los viejos hechos de las nuevas consignas, de las nuevas imágenes, de las nuevas “presentaciones”. Son ridículos. Entonces posiblemente lo más rescatable de la escena política sea el humor. El humor de colores negro, rojo, azul y amarillo. ¿Para qué sufrir por causa de las contradicciones? Mejor contemplar el absurdo sin demasiados prejuicios y regocijarse de tener un país tan extravagante, ya que lo bueno, lo malo, la izquierda y la derecha… todo está revuelto en esta sopa.

Supongo que si hay algo que todos quisiéramos conservar es la capacidad de reír. Ja ja ja. (Bueno, hay cosas menos risibles que otras.) ~

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: