Singularidades políticas mexicanas

 

El libro de Luis H. Álvarez (Corazón indígena: lucha y esperanza de los pueblos originarios de México, 2012) es de una sinceridad y una honestidad inusuales en los políticos mexicanos, y nos lleva a un viaje por una de las más extrañas singularidades de la historia mexicana contemporánea. Este libro nos permite confirmar que el alzamiento zapatista de 1994 y sus secuelas constituyen una especie de burbuja surrealista, un fascinante fenómeno político que no tiene muchos paralelos en el mundo (si acaso los tiene). Una singularidad es una situación imprevista y rara que escapa de las reglas aceptadas.

La singularidad zapatista comienza con el hecho insólito de que, menos de diez días después del alzamiento, se establece un alto al fuego y se inician negociaciones, todo ello rodeado de un extraordinario interés mundial por los sucesos. Hay una misteriosa transmutación de la que surgen unos guerrilleros pacifistas y un gobierno que acepta la instauración de un espacio autónomo al margen de la normalidad jurídica. Este acontecimiento paradójico y asombroso abre la saga en la que Luis H. Álvarez participó activamente y que nos relata en su libro.

Yo recuerdo la convención convocada por el EZLN a comienzos de agosto de 1994, apenas seis meses después del alzamiento, a la que asistí junto con cientos de activistas, intelectuales, periodistas y líderes de la izquierda de todas las tendencias y edades. Fue evidente que se trataba de un gran teatro montado con espectacularidad por el EZLN con el apoyo subterráneo y negociado de los gobiernos nacional y chiapaneco. Baste mencionar un detalle marginal pero sintomático: en el largo camino al pueblo de Guadalupe Tepeyac, que hicimos en decenas de autobuses, en los retenes del Ejército mexicano los militares nos daban la bienvenida y nos deseaban buen viaje hacia la convención. Pero en los retenes zapatistas nos revisaban con brusquedad autoritaria y nos decomisaban todo lo que consideraban sospechoso (navajas, brújulas, cortaúñas).

Desde aquella época todo lleva a la negociación, a los acuerdos, pero también a momentos de tensión. El levantamiento indígena se convirtió en un gran impulsor de la transición democrática, sin que los actores del espectáculo fueran plenamente concientes de ello. De hecho, una vez alcanzada la alternancia en el año 2000, estos actores pasaron a un segundo plano, tanto el EZLN como los políticos del antiguo régimen. Luis H. Álvarez narra con una lucidez no exenta de ternura, paso a paso, los avatares de este proceso del que fue un participante y un testigo privilegiado.

Su relato se detiene a describir las tensiones dentro del gobierno de Fox, los humores cambiantes del subcomandante Marcos, las discrepancias entre los zapatistas y el gran error que cometieron en 2001 cuando se niegan a aceptar toda negociación en el Congreso de la Unión, lo que determina su virtual desaparición de la escena, después de haber montado una de las más vistosos y enigmáticos espectáculos políticos. Recuerdo que definí este proceso como una compleja manifestación de un extraño kitsch tropical.

Luis H. Álvarez describe cómo los zapatistas se retiran a aplicar los llamados acuerdos de San Andrés en los territorios que controlan, en lo que llama una “singular aventura” que no sólo los aísla, sino que inicia un lento proceso de divisiones, descomposición y deserciones. Los recuerdos de Luis H. Álvarez nos explican el fracaso de lo que el subcomandante Marcos llamó “La otra campaña”, en 2006, opacada por el gran auge electoral de la izquierda. El relato entra aquí en una fase triste, en la que habla de cómo las comunidades indígenas que apoyaron al EZLN siguen en la pobreza, de un EZLN dominado por su ala más dura y de la noticia de que Marcos sufre de una grave lesión en los pulmones (producida por un cáncer o, según otras fuentes, por un disparo recibido durante una fuerte discusión con sus compañeros).

La historia es triste porque la sociedad democrática que emerge desde fines del siglo pasado no ha logrado que los indígenas salgan de la miseria ni ha convencido al EZLN de que acepte formar parte de la transición. No es un fenómeno aislado: grandes sectores de la sociedad se han marginado y rehúsan formar parte de una nueva civilidad. El triunfo electoral del partido heredero del antiguo régimen autoritario ha terminado por hundir a gran parte de los mexicanos en un dañino pesimismo.

Hace años Luis H. Álvarez me decía que no estaba de acuerdo con mi idea de distinguir entre derechas e izquierdas. Para él se trataba de una división superada. Yo sigo pensando que es una clasificación útil –si se eliminan sus aristas peyorativas–, pero después de leer su libro comprendo que su actitud humanista ante la terrible condición de los indígenas es tan fuerte e inteligente que es capaz de borrar las divisiones políticas e ideológicas. Por ello, en una reunión en febrero de 2011, les dijo a los miembros del EZLN de la comunidad Roberto Barrios algo que lo retrata: “si yo hubiera sido indígena, habría sido zapatista, porque no era posible quedarse cruzado de brazos ante el olvido y la injusticia”. Así que Luis H. Álvarez se ha convertido también en una rara singularidad política que merece todo nuestro respeto y nuestra admiración.

 

[Texto leído el 26 de julio de 2012 en la mesa redonda para presentar el libro de Luis H. Álvarez, en la que participaron también Felipe Calderón, Francisco Valdés y Juan Pedro Viqueira. Fue publicado en La Gaceta del Fondo de Cultura Económica en septiembre de 2012].

"La historia es triste porque la sociedad democrática que emerge desde fines del siglo pasado no ha logrado que los indígenas salgan de la miseria"

Comentar ›

Comentarios (17)

Mostrando 17 comentarios.

Se recuerda con respeto a Don Luis H. Álvarez, partícularmente su sabia frase "Nunca nos derrotó la derrota, que no nos derrote ahora la victoria".

 

Y a casi 20 años del surgimiento del EZLN sus ideales y principios siguen vigentes, porque vigentes se encuentran la pobreza, la desigualdad social, la falta de oportunidades, sobre todo en aquellas zonas que parece se encuentran marginadas, alejadas de su país por territorio, lengua y cultura.

 

No he tenido la Oportunidad de leer el libro de Dol Luis Alvarez pero sin duda creo que con esta introduccion podremos tener una version diferente que muchos no habrian tenido en los momentos que estaba vigente el levantamiento zapatista, ahora se dice que el sub comandante Murio, mas no se a dicho si el movimiento zapatista actualmente sigue existiendo, lo que si es real es que el nivel de marginacion y pobreza en la actualidad aun esta vigente y el gobierno actual es el responsable de mejorar su nivel de vida, y asi evitar que aparezcan mas grupos en las diferentes regiones del pais. 

Es interesante esta lectura ya que me asombra el hecho de saber que una persona como el Sr Luis H. Álvarez comenta y narra sus vivencias en este acontecimiento que sin duda es de suma importancia para todos.

Opino lo mismo sobre no difenciar entre derechas e izquierdas, ya que para mi son exactamente lo mismo, solo que unas dan mas "show" que otras.  Sobre el pesimismo del que se habla pienso, ¿como no va a ser pesimista la gente si cada individuo que presume querer ayudar a la gente los deja con puras promesas? asi ha sido y posiblemente asi sera, y la gente como siempre esperando, con hambre de dignidad. Me pregunto yo, ¿donde quedaron esos lideres zapatistas? ¿porque los indigenas siguen en la miseria?, lo vemos siempre a traves de los años. Recientemente fueron los estudiantes los que causaron "tension" al sistema político, y... ¿donde estan hoy? como siempre la gente termino perdiendo, tan solo fue el medio para llegar a una posición, un teatro bien armado donde la gente es solo escenografía; triste nuestro sistema político, pero mas triste es que, quien tiene posibilidad de cambiarlo se corrompe.

Yo estoy deacuerdo con el Sr. Luis H. Alvarez, porque pienso que nuestra clase politica no debe llamarse de derecha o izquierda, eso es lo que hace que nuestra Constitución no cumpla con su razón principal de existir, ya que su principal fin es el bien común de todos los mexicanos, no esta hecha para izquierdas o derechas; los pueblos indigenas llamese chiapanecos, raramuris, etc., o bien todos el pueblo de México vivimos en el mismo territorio y no importa la clase social o la etnia a la que pertenecemos, no somos de derecha o izquierda, debemos ser tratados como seres humanos, y quienes promulgan o modifican nuestras leyes por pertenecer a un partido o a otro no buscan el fin común sino el suyo propio; es por eso que hay tantos movimientos o manifestaciones, o en caso concreto el zapatista, ¿quien elige a nuestros gobernantes?...

Nues país esta lleno de enigmas si hablamos de cualquier tema importante; historia, religión, gobierno Lo que si es cierto, es que somos una nación poderosa y extremadamente rica en flora, fauna y gente trabajadora que ningún gobernate ha sabido explotar y que nosotros, el pueblo, tampoco hemos sabido resaltar y engrandecer. ¡Vamos México! si se puede y no estoy hablando de futbol

¡SOMOS MAS QUE ESO!

Desafortunadamente nosotros como humanos tenemos demasiados intereses, y la mayoria de nuestros intereses son personales, los cuales conllevan la mayor parte del tiempo a la desgracia de otros seres en este caso los indigenas. Ya que cuando hablamos del PAN, del senor Fox y de la senora Paredes  hablamos de los interes personales de cada uno de ellos y de los grandes acuerdos y pactos para la toma del poder y como lo comentaba desafortunadamente los que llevaron la peor parte como siempre son comunidades indigenas y de escasos recursos. Creo que cada quien siempre luchara por sus derechos por sus garantias y por los recursos que por ley les corresponde, estos indigenas peleaban por sus intereses pero aclaremos lo hacian sin avaricia sin gula sin querer llenar sus bolsillos aunque el dinero se derramara o llenar sus estomagos hasta reventar  como lo hacen los politicos, solo peleaban por lo justo.

México debe de ir mas allá de un hombre en defensa de los derechos de los indigenas .

Todos nos deberiamos de levantar en contra de la marginación y la injusticia que prevalece en nuestro país, todos somos mexicanos y merecemos los mismos derechos. Si bien es cierto que esto no sucede en México deberíamos de senciblizarnos a favor de los menos beneficiados y asi poder aportar hechos anuetro país.

Cada que se pone como ejemplo a Marcos y a sus secuaces, no dejo de pensar en el montón de argumentos vertidos por LaGrange al respecto en su libro sobre la genial impostura del enmascarado. Serían esos mismos parte de esta singularidad: una guerrilla chunga, "de a mentis", acomodada en el sitio por el gobierno y presta a detenerse en cuanto hubiera la mínima posibilidad de que existiera un choque de importancia. 

JOEL

CADA  MEXICANO LUCHA POR SU DERECHOS  Y ANTES DE ESTOS  DEFIENDE SU  DIGNIDAD  Y A SU FAMILIA  LOS INDIGENAS  PELAN  POR LO SUYO LO QUE LES HA SIDO  ROBADO LOS BEEFICIOS QUE  A ELLOS NO  LES LLEGA POR  QUE ES EL MEXICO DE HOY  Y EL PELAR SUS DERECHOS  YA ES  CONSIDERADO UN DELITO PARA  EL GOBIERNO

Señor Roger,

 

En la edición de febrero, usted habla sobre las traiciones y la maduración de la ideología (política, de vida, etc) y lo fácil que pueden recorrer las fronteras. Sin bien no me pareció un mal ensayo, ahora lo entiendo con mayor profundidad y el proceso que usted está viviendo.

Entrando en este tema, un error es tratar al EZLN (EZ para los cuates) como un movimiento típico de guerrilla, el cual busca hacerse de simpatizantes a como de lugar por una causa justa (quisiera pensar). Olvida usted que el sustento de la insurgencia zapatista está dada por la base social y por la dignidad, misma que ha sido medrada con violencia activa paramilitar, el cierre de espacios comunicacionales y la indiferencia de la sociedad civil. Ya hubo caminos de encuentro, mismos que fueron cerrados por "los de arriba"

Respecto a su punto de los cercos rebeldes, usted peca de inocente o de maiceado, creo que lo primero es aún mejor que lo segundo. Me extraña que conociendo las atrocidades que el ejército (revisar para dato cultural la guerra sucia en México (puede preguntarle a su primo Armando Bartra, seguro él le podrá dar muchos más detalles) ) . Es regla mínima que en una zona insurrecta se tiene que cuidar quién ingresa y qué es lo que porta, porque después resulta que no eran simples ciudadanos y sí halcones que se infiltraron. No pretendo insultar su inteligencia, pero tampoco insulte la de nosotros, sus lectores.

Como bien dice Luis H. Álvarez, las condiciones de vida no han mejorado para los zapatistas y han desaparecido de la escena pública. No es del todo cierto, siguen en la pobreza sí, ¿pero quién esperaría que con los embates que han sufrido y el nulo apoyo de "los más" tengan una solvencia encabronada?, hacer comentarios así puedo pensar que son tergiversados con dolo.

La dignidad con la que el movimiento se conduce no tiene parangón ni mucho menos un precio, se vive con justicia y se muere con dignidad, aúnque se desaparezca de la "escena política".

 

Un saludo.

 

El sistema también tiene su propia versión de la historia. Y es sabido que la historia: la hace quien lo escribe.

 

Gracias Roger Bartra por tu magistral presentación de esta singularidad política de Luis H. Älvarez, también me pareció excelente el prólogo del libro "mexicanidad y esquizofrenia, dos rostros del mexijano" de Agustín Basave; Me gustaría que continuaras opinando sobre "el caminante" que ya se ha ido Don Samuel Ruiz García (como lo hizo en su tiempo Raúl Macín), y sobre la realidad de la ficción y la verdadera historia de Don Durito de la Lacandonia con Marcos o Sebastian Guillen Vicente si te parece conveniente y oportuno para la pluralidad política de quienes te reconocemos digna y respetuosa autoridad de mexicanísimo tlatoani... y ¡...atlachinoli Don Roger Bartra...¡ 

Transicion? Cual? Nueva civilidad? Tendenciosos los articulos de letras libres como siempre, una conceptualizacion erronea de los procesos historicos. Con solo observar (oir) las llamadas de hace unos meses entre cesar nava y beatriz paredes y demas escandalos similares, la ascencion de fox al poder y del pan fue totalmente pactada, como ariculos mas serios lo han demostrado.

Veamos cuál transición. Cuando era yo pequeño a mi hermano mayor y a mis primos les recomendaban no salir por la tarde o llevar la credencial de su escuela por si los agrarraba "la razia".  pocas veces pude ver a esa mítica camioneta ue recorría las colonias populares extorsionando adolescentes, pero me consta que existía. Bien, ya no existe y a eso le llamo transición. Otro ejemplo: cuando hacía el servicio social en la Cámara de Diputados mi jefe me mostró que sus cheques traían un descuento cada seis meses acompañado por una carta en al que el PRI agradecía su "donativo". Se lo comenté a mi padre, trabajador de base en el Gobierno Federal, quien me confesó que a él también le llegaban esos descuentos y esas amables cartas de agradecimiento. Al hecho de que eso ya no exista también le llamo transición. Una más: en plena epoca de la transición fui a sacar mi primera licencia de conducir y la única manera de recibirla, una vez hechos los pagos, capturado los datos y tomada la fotografía, era dando una rpopina de 500 pesos (50 de los nuevo) al empleado de la ventanilla. Ahora los empleados de la delegación no manejan ni reciben dinero y también a eso llamo transición. La vida diaria está llena de cientos de ejemplos tan sencillos como estos. No es necesario que México se convierta en Suiza para notar que sí hay diferencia, sólo es cuestión de hacer memoria. 

Excelente presentación del libro de don Luis, y enfoque sobre el neo zapatismo del EZLN, de Marcos y de las secuelas en Chiapas, en México y en la izquierda autóctona en general. Tanto alboroto que se hizo para quedar en el abandono, decadencia y ruina total, en particular para las comunidades que se unieron a la aventura y al idilio de Marcos. Sí, sigue siendo pertinente y útil la díada izquierda-derecha como referente y convención, pero también creo que ideológicamente se ha desdibujado y sus fronteras diluído. Ya decía María Zambrano hace más de cincuenta años: ..."Más rebelarse, tanto en la vida personal como en la histórica, puede ser aniquilarse, hundirse en forma irremediable, para que la historia vuelva a recomenzar en un punto más bajo aún de aquel en que se produjo la rebelión." (Persona y democracia-La historia sacrificial-). 

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación