Despedida a un editor

AÑADIR A FAVORITOS

El editor responsable fija el itinerario de una revista. En el caso de Letras Libres, el rumbo es claro: pensar en la cultura como el marco ineludible para la discusión inteligente de las ideas literarias y políticas. Se trata de una labor esforzada y difícil: con frecuencia tras bambalinas, el editor responsable vive enfrascado en la cotidiana y casi anónima tarea de pensar, leer, revisar, rechazar y a veces reestructurar textos. 

A lo largo de trece años, la edición española de Letras Libres ha contado con tres editores, todos sobresalientes: Ricardo Cayuela Gally, Julio Trujillo y Ramón González Férriz. Con ellos, gracias a ellos, mes con mes (desde octubre de 2001) hemos tratado de ser fieles a la doble vocación –literaria y política– inscrita en nuestro nombre.

Ramón González Férriz ha cumplido ocho años en Letras Libres, primero como redactor, después como secretario de redacción (puesto que ocupó desde 2009) y más tarde como editor responsable. Gracias a él, a su inteligencia y creatividad, la revista buscó colocarse en el centro de las inquietudes intelectuales de Europa. Este año crucial, por ejemplo, volvimos a mirar al pasado con rigor crítico (los cien años de la Primera Guerra Mundial, el centenario de Octavio Paz) y abordamos la discusión de asuntos coyunturales (el debate sobre el quehacer del intelectual, la reflexión sobre el aumento de las pulsiones nacionalistas y los populismos europeos, y la pregunta que desvela a España y al mundo: “¿qué pasa con la política?”).

En el tránsito natural de editores en una revista, Ramón González Férriz ha decidido cerrar su ciclo para ocuparse de nuevas tareas editoriales. Su partida nos entristece pero sabemos que su carrera es fructífera y promisoria. Es un ensayista lúcido que escribió un libro inteligente y original (La revolución divertida) y de su pluma esperamos obras esenciales. Deja la revista en las excelentes manos del joven y fino escritor Daniel Gascón, a quien apoyará estrechamente el equipo editorial de Letras Libres en México.

Gracias, Ramón, por tanto y tan buen trabajo. Gracias por tu entusiasmo y empeño. Gracias por dirigir el pequeño barco en tiempos difíciles. Te deseamos el mayor de los éxitos y te damos la bienvenida como consejero editorial y escritor: Letras Libres siempre será tu casa. ~