Diez fantasías del ladrón de amor

AÑADIR A FAVORITOS

Se atribuye a Bilhana, poeta que vivió en Cachemira en el siglo XI, la “colección de cincuenta del ladrón” (Caurapañcāśikā), que la gran sanscritista Barbara Stoler Miller tradujo en 1971 como Phantasies of a love-thief. Los poemas, dictados por lejanía obligatoria de la amada, inician siempre con la palabra adyapi: “aún ahora”. Paz –que prefirió “todavía hoy”– trasladó al español el undécimo desde la versión al francés de Amina Okada. Me atrevo, con simpatía que no disculpa mi irreverencia, a balbucear los diez primeros a partir de la versión de Miller. Los desnudo de los ornamentos propios del género y los estrecho en los obligatorios cuatro versos.

1.

Aún lamento –brillante la dorada guirnalda

de magnolias; su rostro de loto abierto; la línea

de vello en su vientre delicado; el temblor de su cuerpo

al despertar con deseo– ese don que perdí, por temerario.

2.

Aún ahora, de verla nuevamente, con su rostro de luna

llena, su juventud espléndida, los pechos inflamados

con pasión ardiente, su cuerpo herido por los venablos

del amor; aún ahora, refrescaría sus miembros.

3.

Aún ahora, si la viese, muchacha ojos de loto,

cansada de cargar sus grandes pechos, la apretaría

en mis brazos y bebería de su boca como un loco,

como bebe en el loto una abeja insaciable.

4.

Aún la recuerdo enamorada. El cuerpo débil

de fatiga, el cabello en sus mejillas pálidas.

Y sus dulces brazos como viñas en mi cuello

para encerrar nuestra culpa en el secreto.

5.

Aún recuerdo sus pupilas rutilantes

danzando locamente en la vigilia de la cópula,

ganso salvaje en el lecho de loto del deseo,

y su rostro, en la mañana, sonrojado de vergüenza.

6.

Aún ahora, si la viese, con sus amplios ojos

alertas afiebrados por la despedida,

con mis brazos y piernas la abrazaba

y cerraba los ojos y no la dejaba irse ya nunca.

7.

Aún la recuerdo tirando de las riendas en la danza

de nuestro amor sin freno, el fulgor de la luna iluminando

su cara, su cuerpo tembloroso por el peso de sus pechos

y su grupa, y la danza de su cabello volandero.

8.

Aún hoy la recuerdo, recostada en la cama

emanando su aroma a sándalo y almizcle; las pestañas

de sus ojos que juegan como un par de pájaros

copulando y besándose los picos.

9.

Aún la recuerdo, inocente: se pasaba la lengua por los labios

para limpiarse el vino. Su figura frágil, los grandes ojos,

y su cuerpo dorado de azafrán y almizcle, y la boca

con su aroma de canela y nueces de betel.

10.

Aún ahora, al final, miro el rostro de mi amor, brillante

de polvo de azafrán, empapado en sudor,

fatigados de amar sus ojos trémulos: una luna

liberada al fin por el demonio de un eclipse. ~