Apañon y la #razzianacional

El megaoperativo Conago-1 atacará los delitos del fuero común que más impactan y preocupan a los mexicanos. Es decir, lo que suponemos –ingenuamente al parecer–  hace la policía todos los días.
AÑADIR A FAVORITOS

En la noche, en la ciudad, los vatos miran pasar
las patrullas sin dudar, buscando a quien apañar
dentro de una Paco y Juan, alias “monstruo” y el “silbar”
recorren por quinta vez, la Guerrero y la Merced
en la esquina ven cruzar, a la víctima ideal…
Maldita Vecindad y los Hijos del quinto patio

Apañon, una canción que dio fama a la Maldita Vecindad, retrataba la ciudad de México de finales de los ochenta: detenciones arbitrarias de jóvenes en barrios marginados, que terminaban en violaciones de los derechos humanos de aquellos vatos que tuvieran el atinado gusto de parecer sospechosos y la pésima ocurrencia de andar en la vía pública.

Veinte años después Apañon sirve para ilustrar en qué consiste el Operativo Nacional Específico Contra la Delincuencia. El operativo, ocurrencia de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), presidida desde la XLI reunión realizada el pasado 27 de mayo por Marcelo Ebrard, fue aprobado en esa misma reunión por los 25 gobernadores presentes y los representantes de los 7 ausentes.

De acuerdo con el comunicado de prensa difundido por el GDF, el megaoperativo (que por cierto, solo estará activo durante 7 días)  atacará los delitos del fuero común que más impactan y preocupan a los mexicanos: “robo a transeúnte, robo a transporte,  robo de vehículo, robo a casa habitación, robo a negocio, robo a banco, secuestro, extorsión, lesiones dolosas, homicidio, violación y cumplimiento de mandamientos ministeriales”. Es decir, lo que suponemos -ingenuamente al parecer-  hace la policía todos los días.

Estas acciones preventivas, anunciadas con bombo y platillo (para que también los criminales puedan tomar sus precauciones), se llevan a cabo en zonas de mayor incidencia delictiva por medio de patrullajes y revisiones preventivas sobre avenidas principales y la verificación de vehículos y personas. Estas acciones no están encaminadas a detener a los grandes capos ni a las grandes bandas de delincuencia organizada. Son acciones dirigidas a atacar los eslabones más débiles del crimen: delincuentes primerizos, en su mayoría jóvenes marginados que normalmente no actúan de forma individual sino como parte de redes en las que son otros agentes los que toman las decisiones.

El “extraordinario esfuerzo” del megaoperativo no es otra cosa que el trabajo cotidiano que se supone los 310 mil policías estatales, de investigación y ministeriales, que intervienen en Conago-1 realizan [o deberían realizar] todos los días.Las conductas que busca atacar deben perseguirse porque hacerlo es obligación de las autoridades. Que hagan su trabajo no puede ser un operativo “especial”. Son funciones diarias de la policía que están reguladas por la Constitución y otras leyes. O ¿qué es lo especial? ¿Qué solo durante 7 días la policía sí va a hacer su trabajo?

Además, como la Conago no es instancia gubernamental, ni autoridad, ni ente público, no tiene la facultad para ejecutar o coordinar operativo nacional, de ahí que no haya decreto o comunicación oficial en la que se detalle el operativo. Solo declaraciones y comunicados de prensa.

Conago-1 muestra la respuesta de las autoridades estatales al problema de la seguridad pública y las ocurrencias de los funcionarios en campaña. La respuesta a la inseguridad de la Conago es tan limitada y reactiva como la estrategia del Gobierno Federal. Al parecer las autoridades están dispuestas a difundir y actuar bajo la lógica que para atender la seguridad hay que violar derechos humanos y azuzar a la población. Mucha originalidad no muestran.

De acuerdo con el reporte de resultados del día de ayer, suman ya 617 detenciones  "relevantes" –categoría creada sin el menor rigor jurídico-, 294 vehículos recuperados; el cumplimiento de 131 órdenes de aprehensión; aseguramiento de 30 armas (aunque no se especificó el tipo ni el calibre)  y se realizaron dos detenciones por secuestro. Sobre detenciones “irrelevantes” o arbitraras todavía no se entregan números.

Es una lástima, porque esta semana también entraron en vigor la reforma constitucional en materia de amparo y la reforma de Derechos Humanos. Mal empieza la semana para el que ahorcan el lunes.

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: