La alfombra roja, Festival Internacional de Cine de Morelia

AÑADIR A FAVORITOS

Dice Gabriel Zaid que “el secreto de la fama está en volverse un objeto. No cualquier objeto (para lo cual basta con ser pasto de fieras o caníbales), sino un objeto de atención para muchas personas” y, durante la inauguración de la séptima edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (3 de octubre de 2009) dos momentos generaron particular tensión y expectación en cuanto a fama se refiere. El primero, por razones obvias, fue Quentin Tarantino hablando en rueda de prensa sobre Inglorious Basterds. El segundo, más complicado de explicar: la alfombra roja. ¿Quiénes desfilan por la alfombra roja? ¿Quiénes son aquellos cuyos pies parecen no tocar el suelo? ¿Quién tiene el honor de atraer a todas las miradas mientras camina hacia la sala de proyecciones? ¿Qué significado guarda esta codiciada pasarela? O mejor aún ¿quién conoce su significado?

Las siguientes entrevistas se desarrollan antes, durante y después de esa extraña pasarela de talentos, egos con aspiraciones y narcisos despistados.

Lucero B., invitada.

Antes de la alfombra roja.

¿Vas a desfilar por la alfombra roja?

¡Oh sí!

¿Eres actriz, directora, especialista en cine?

No, para nada. Soy invitada.

¿Y te da emoción aunque la alfombra no sea para ti?

¡Es sensacional! Se siente bonito, buena vibra.

¿Sabes cuál es el significado de la alfombra roja?

Es para resaltar a la gente especial, a los importantes.

¿Ya viste que hay una valla para mantener al margen a la prensa? ¿Qué piensas de eso?

Creo que es parte de ofrecerles un espacio a ustedes para que tomen buenas imágenes y que puedan tomarte bien las fotos.

¿“Que puedan tomarte bien las fotos”? Pero tú no tienes nada que ver con el cine, ni eres famosa

Pero lo seré y ya habrá buenas fotos mías.

¡Ah! Entonces ¿estás practicando para cuando esa alfombra roja sea para ti?

¡Sí! Y ya aprendí que para cruzarla el outfit negro nunca falla. Al rato me vas a ver desfilar, ¿verdad?

Actor desconocido.

En la alfombra roja.

¿No me vas a preguntar nada?

No, disculpa. No sé quién eres.

Soy Fernando C.

Ah, ok. Y ¿eres actor? ¿Director? ¿Productor?

Actor (y sonríe para las cámaras). No te vayas a perder el estreno de mi película Las llaves de la Independencia, el martes. ¿Irás?

No me será posible. Me voy mañana

¿Quieres un autógrafo?

No, gracias

Recuerda. El martes. ¡Ahí los espero!

Humberto L., camarógrafo.

En la alfombra roja.

¿Qué piensa un camarógrafo en la alfombra roja?

Que qué bueno que llegué temprano. Gané un buen lugar y puedo grabar todo y a todos.

¿Tú sabes el significado de la alfombra roja?

Fue en los años 30 durante una presentación en el Palacio Chino de Hollywood [Grauman’s Chinese Theatre]. Cuando empezaron a llegar los artistas empezó a llover y para que no se resbalaran sobre el piso de mármol sacaron una alfombra roja que tenían dentro del Palacio. Después ya les gustó y se hizo tradición, les parecía que daba caché.

¿Y sí? ¿Les da caché?

Pues sí. Si no se hicieran los inalcanzables y fingieran que tiene algo de caché no serían famosos y tu y yo no estaríamos de este lado esperándolos.

Omega V., conductora de televisión

Después de la alfombra roja.

¿A lo largo de tu carrera cuántas veces has desfilado por una alfombra roja?

No más de seis

¿En qué vas pensando cuando cruzas una alfombra roja como ésta?

En la postura, en los tacones, en no caerme…

¿Sabes cuál es el significado de la alfombra roja?

Bueno, según yo la alfombra roja es para que la gente vea a sus famosos. Verlos en persona, pedirles un autógrafo y a veces tocarlos.

¿Sabes por qué es roja?

Pues me imagino que viene de las monarquías o de las costumbres de antes. Era para las personas importantes y les ponían una alfombra para dejar en claro su estatus.

¿Qué sientes cuando vas por la alfombra roja y ves que hay una valla que te separa de decenas de fotógrafos?

Primero nervios, luego siento que es un poco despectivo, la verdad. A mí me molesta un poco, me hace sentir un poco rara, no lo adoro; pero me imagino que ahora se puede justificar diciendo que es por seguridad.

¿Tuya o de ellos?

Mía, de nosotros, ¡de los artistas!

Andrei V., periodista

Después de la alfombra roja.

Cómo periodista, ¿qué piensas de la alfombra roja?

Yo pienso que es solamente una apariencia. Ni siquiera es una alfombra roja real

¿Cómo que no es una alfombra roja real?

Es una alfombra roja forzada. Hay muy pocos actores que hagan cine de verdad y más bien está lleno de la crema y nata de las familias morelianas a las que conocen… en su casa.

¿Tú sabes el significado de la alfombra roja?

¿Posar para las cámaras?

Pero, ¿por qué roja, por qué una sola línea?

Yo supongo que la industria del espectáculo empezó a utilizarla para señalar que el suelo es indigno de sus actores, que ellos merecen, por lo menos, pisar un terciopelo rojo. Y rojo, no sé, para llamar la atención.

Tú estabas del otro lado de la valla ¿qué se siente?

Muy incómodo. Yo sé que es mi chamba pero no creo que sea la forma correcta para que los periodistas podamos trabajar. Tienes que estar gritando “Oye fulano, voltea”, “Oye sutanito, acá, acá, por favor” o luego, ¡peor!, algunos actores se te acercan y te piden que los entrevistes, pero tú no quieres porque ese actor o no te interesa o no sabes quién es y la situación se vuelve súper incómoda. ¡Te sientes un adulador forzado!

¿Y a cuántos adulaste hace rato?

A algunos, tenía que entrevistar a un par para la chamba… A otros sólo los dejé pasar. Me sentía como un espectador, un espectador de toros que ve que en el ruedo hay algunos toros aclamados y otros que sólo dan vueltas esperando, aunque sea, un puyazo.

– Cynthia Ramírez