Lo mismo no es lo mismo

AÑADIR A FAVORITOS

Las facultades mentales de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ese ciudadano plenipotenciario, nunca me parecieron muy niveladas. La entrevista con Carlos Loret de Mola, sin embargo, ya sugiere avería profunda (puede verse completa aquí).

Entre otras cosas, parece que después de mucho pensarlo ha llegado a la conclusión siguiente: lo mismo no es lo mismo que lo mismo. En seguida, la transcripción que aporta el diario Milenio:

Loret: Fíjese que aquí traigo el libro que usted escribió en 2005 durante la campaña, Proyecto alternativo de nación. En la página 42 dice usted: “Tampoco deberíamos descartar que inversionistas nacionales, mediante mecanismos transparentes de asociación entre el sector público y el privado, participen en la expansión y modernización del sector energético o actividades relacionadas, siempre que lo permitan las normas constitucionales”. Asociación, sector privado, expansión, modernización… Todo lo que ha criticado usted, lo apoyaba en 2005.

AMLO: Sacan del contexto…

Ah, bueno, ¿dígame cuál es? Lo que está diciendo en su libro es “no a la privatización, pero sí a la asociación con capital privado”.

No, no, no. ¿Cómo que es lo mismo?

Calderón está diciendo: “no es privatización, es asociación con capital privado”. Lo mismo que dice su libro.

Nosotros no aceptamos la privatización en ninguna de sus modalidades.

Pero sí la asociación con capital privado…

No.

Pero eso dice su libro…

Pero sin violar la Constitución; es lo que yo estoy estableciendo, y sin privatizar.

Usted lo que dice ahora es “nada de capital privado” y lo que planteaba en su libro era “sí al capital privado que no viole la Constitución”, que es, dicho sea de paso, lo mismo que defienden Calderón, Georgina Kessel, Santiago Creel, Germán Martínez, Reyes Heroles…

No, no es lo mismo.

¿No es lo mismo?

No es lo mismo.

No ha dejado de conmoverme que sus periodistas incondicionales hayan “cerrado filas” a su alrededor diciendo que no fue una entrevista, sino un “asedio” ante el que el inerme AMLO se portó “como un caballero”. Lo dudo: el tipo es inepto, sobre todo en la adversidad. Un sujeto trastabillante, tartamudo y monosilábico, incapaz de articular una frase completa fuera de las tres o cuatro que se sabe de memoria. En todo caso, es obviamente incapaz de hacerse valer en circunstancias en las que no es sujeto de veneración incondicional. Fuera del zócalo con su público cautivo, es un pobre diablo asustadizo y desdentado.

De haber triunfado en las elecciones, sobre todo fuera de México, el tipo se habría visto sujeto a formas de presión infinitamente más fuertes que las que le aplicó Loret de Mola. Habría sido triste verlo, luego de una conferencia de prensa en Washington o París, ante periodistas internacionales, recular hacia la seguridad de las faldas de sus pasionarias en el Zócalo, chillando “¡Me hablaron feo, me maltrataron!”…

En fin, otro que descubre que la realidad no es benigna.

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: