Melina Ramírez, abogada peruana

AÑADIR A FAVORITOS

“Aquí eres sudaca para los de derechas y para los izquierdas”

Melina Ramírez Ojeda es abogada peruana, acaba de recibir la nacionalidad española y se asume como futura militante del Partido Popular.

Defínete

Soy Melina, peruana de nacimiento, de la parte amazónica, aclaro, porque aquí se piensan que todos somos andinos y que las mujeres somos chatas tirando a gorditas y bastante feas. No soy ni tímida, ni demasiado extrovertida, simplemente no me gustan las personas –y los animales cada vez menos–, cosa que ya no disimulo porque la vida es corta y porque ya no me da la gana.

¿Quieres decir que las andinas son mujeres chatas, gordas y feas?

Hay un porcentaje que coincide con esa descripción y parece que es el único existente en la mente de muchos españoles. No saben de la variedad del mestizaje en Perú. Si te contara la de veces que me han dicho: “eres muy guapa para ser peruana”. ¡Y se creen que te hacen un elogio!

¿En qué trabajas?

Tengo un trabajo normal de oficinista en una multinacional estadounidense. Allí soy un bicho raro pero me dejan ser y me he ganado un cierto reconocimiento gracias a mis lemas: “I hate people”, “I hate life”, “I wanna die”, que voy gritando a lo largo de la jornada. Saludo a mis compañeros con un “tu vida es una porquería” y creo que les gusta.

¿Es verdad que estás considerando militar en el PP? ¿Ya te han cursado la invitación?

Un amigo maripepera (gay del PP) cuando se enteró que me dieron ya el DNI y pasaporte españoles decidió darme una sorpresa, organizó una cena con gente del PP, una diputada, un periodista de la COPE, una militante muy lista y guapa y una simpática pareja de judíos y allí me entregaron la hoja de afiliación con las firmas de dos miembros del PP obligatorias para afiliarse. Aún no he ido a entregar la hoja a la sede del barrio pero creo que lo haré en breve.

Podría parecer una paradoja que una peruana inmigrante en España se afilie al PP. Convénceme de que no es tan raro.

Pues no es tan raro. Según los pocos conocidos que tengo en el PP el voto inmigrante se divide así: latinoamericanos y rumanos votan al PP mientras que marroquíes y de otras nacionalidades votan al PSOE. Tampoco veo la paradoja de ser inmigrante y simpatizar con el PP. Cuando las cosas se ponen duras, las políticas de inmigración se vuelven color de hormiga esté quien esté en el gobierno y, bueno, aquí eres sudaca para todos, para los de izquierdas y para los de derechas.

Pero tú ya eres española, casada con español, los que se joderían con el PP en el poder son otros…

No creas. Te pongo un ejemplo: Mi papá quiere venir a visitarme y yo le he dicho que encantada le hago la carta de invitación. Resulta que conseguir la carta es un trámite de lo más engorroso, aunque ya sea española. Me pidieron el contrato de alquiler y, como está a nombre de Hernán (mi esposo), me piden que presente un documento donde él, o sea mi esposo, me autoriza a invitar a mi padre (su suegro) a nuestra casa. A mí me parece una aberración y se da en un gobierno Socialista.

Pero, ¿no sabes que con el PP las medidas podrían ser aún más duras y aberrantes?

No lo creo. La inmigración preocupa a todo el mundo y en tiempos de crisis cualquier gobierno endurecería las medidas. Lo que a mí parece incompresible es que un ciudadano español tenga que pasar por todo eso para reunirse con su familia en España y si está casado no deberían pedirte un papelito de tu cónyuge a manera de permiso, tendría que bastar con el libro de familia y el certificado de empadronamiento.

Desde luego se ve que te caen mejor los de derechas que los de izquierdas. ¿Por qué?

Me gusta el descaro de la gente de derechas, la compostura de las señoras y que los hombres vayan de traje y peinados: me gustan los que tienen pinta de galanes otoñales, con ellos sabes a qué atenerte, con los de izquierdas no. Me molesta un huevo: la corrección de la izquierda, lo bien-pensante, que no admitan cierto tipo de bromas, alguno hubo que se ofendió porque le respondí que yo hasta la 11 de la mañana sólo hablaba “sudaca”.

Ufff, ¿pero en serio te gustan con la fama de aburridos, sosos y conservadores que tienen los galanes del PP?

Los hay aburridísimos, basta ver algún tertualino en VEO o Intereconomía. Pero también los hay súper frescos en esos mismos canales, que se nota que lo pasan chévere. Los que conozco tienen mucho sentido del humor, son gente divertida, culta y algo cotilla y que seguramente ha disfrutado la vida a mil y que deben de tener un kilometraje envidiable. Desde luego hay más mujeres guapas en el PP.

¿Qué dicen tus amigos gays de que seas del PP?

Tengo varios amigos gays en Lima y conozco a muchos gays. A ellos les parece bien. Si vivieran aquí y pensaran en afiliarse a algún partido sería al PP, todo lo que sea obrero les da urticaria. A unas maricas frívolas no se les puede pedir otra cosa.

¿Pero esas maricas saben que, entre otras cosas, no podrían casarse en un gobierno del PP? ¿No les importaría?

Hay muchos gays que no piensan en casarse. De todos modos para mí la institución formada por personas del mismo sexo no debería llamarse matrimonio. Que conlleve los mismos derechos y obligaciones y el mismo reconocimiento está fuera de discusión, pero ese es un debate aparte. Jiménez Losantos lo expone bastante bien en su libro De la noche a la mañana.

¿La tradicional relación del PP con el Opus Dei o el catolicismo extremo no te da un poco de asquillo? Eres joven, guapa, no te pega esta gente…

Claro, el Opus Dei da grima, además yo no soy religiosa. Mi postura es más liberal. De conservadora me queda alguna cosa como el encontrar indecente el topless y el nudismo, pero nada más.

¿Qué te trajo a España? ¿Te vas a quedar aquí?

Nunca pensé emigrar a España, yo emigré a Alemania, vine de vacaciones por una semana y conocí a Hernán y dos semanas más tarde estaba instalándome aquí con él y en tres meses nos casamos en un pueblo del Pirineo catalán. Sólo él fue de blanco. Barcelona no me convence, intento pasarla lo mejor posible pero no pienso quedarme aquí, echo de menos mi calidad de vida en Perú con cocinera y limpiadora y hasta las farmacias que te llevan las medicinas a casa.

Zapatero es…

Un listo, un encantador de serpientes, antes de ganar las elecciones la primera vez hasta se me hacía guapo.

Rajoy es…

Rajoy parece buena persona pero es torpe y en política no se puede ser torpe siempre.

¿A dónde te gustaría llegar si te metieras en política? ¿Cuál sería tu primer proyecto de ley?

Me gustaría llevar campañas electorales, escribir proyectos de ley para otros, hasta discursos. Me encantaría participar en la creación de la ley que regule las uniones de parejas gay, en Perú por supuesto.

¿Qué proyecto sería ese?

Sería reconocer dos figuras: la unión de hecho de personas del mismo sexo y la unión civil, que equivaldría al matrimonio, es decir podrían adoptar, heredar, etc.

– Gabriela Wiener

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: