Paul Theroux se cruza con la Bestia /y 3

Con esta tercera entrega termina la serie de dos viajes separados en el tiempo, y muy distintos en su naturaleza, que se entrecruzan: Paul Theroux y los migrantes centroamericanos.
AÑADIR A FAVORITOS

Istmo

A fines de junio, unos 100 migrantes fueron secuestrados en los límites de Veracruz y Oaxaca.

“El sacerdote Alejandro Solalinde Guerra, director del albergue “Hermanos del Camino”, ubicado en Ciudad Ixtepec, denunció que el pasado 24 de junio 250 migrantes que se dirigían a Veracruz en el tren de carga conocido como “La Bestia” fueron interceptados por un comando armado, antes de llegar a la estación de Medias Aguas, perteneciente a esa entidad vecina […]Las cifras de los posibles secuestrados varían. Mientras que el Sacerdote de la Iglesia católica indica que el número es indeterminado, algunos medios manejan que podrían ser más de 150 personas, incluidos niños y mujeres”.

Theroux despierta en el lado del Pacífico del Istmo de Tehuantepec: “En 1894 se construyó el tren que cruzaba el Istmo. Una de las vías férreas más transitadas que el mundo haya conocido, en la cúspide de sus operaciones había sesenta trenes al día. Es un dato sorprendente, porque muy poco de ese ajetreo y esa eficiencia sobrevive, una pequeñísima porción del trabajo de los constructores y los especuladores”. Poco después entra a Chiapas.

Chiapas

“En el pueblo de Arriaga le pregunté al revisor cuándo podíamos esperar llegar a Tapachula. Contó con los dedos, luego rió porque teníamos más de diez horas de retraso. “Tal vez esta noche”, dijo. “No se preocupe”.

De Arriaga sale el tren Chiapas-Mayab de la Costa, que llega a Ixtepec. “El huracán Stan destruyó [en 2005] los puentes del ferrocarril que conectan a Tapachula con Arriaga, y el gobierno mexicano no los ha reconstruido buscando con ello frenar la migración. Esa es la razón por la que el tren Chiapas-Mayab inicia ahora su camino desde Arriaga. Esto ha ocasionado que los centroamericanos, que antes de Stan se subían al ferrocarril en Tapachula, inmediatamente después de cruzar por Ciudad Hidalgo, ahora tengan que caminar para llegar a Arriaga”.

Que la primera etapa del viaje sea una caminata de 250 kilómetros ilustra muy bien la magnitud de la empresa. Según el documental La bestia, de Pedro Ultreras, Chiapas es la parte más difícil del viaje, pues antes de que el viaje comience, los migrantes ya han soportado grandes esfuerzos físicos, además de asaltos y extorsiones. José Francisco, hondureño de 21 años: “los policías lo agarran a uno y lo tratan como perro, como animal lo golpean”. ¿Piden dinero? “No lo piden, sino que lo bolsean a uno”, dice Alex, nicaragüense de 28 años. “Si lo pidieran, sería otra cosa”.

Volvemos a Theroux: “Si había una virtud en el desorden de este tren tan descuidadamente administrado, era que le otorgaba al pasajero la libertad de sus coches viejos. No había reglas, y si las había, nadie las seguía”.

El autor llega a Tapachula, y una familia guatemalteca que viajaba en el tren le propone al escritor compartir un taxi para cruzar la frontera. “Dije que sí, y media hora más tarde, en la oscuridad, estaba cruzando el puente sobre el río Suchiate. Detrás de mí estaban las colinas y los plantíos de plátano de México; adelante, una cima de roca, y en sus paredes y salientes, una jungla azul pálido con blancas lianas y enredaderas, que brillaban a la luz de la luna; cuando el río dejó de sonar, pude escuchar el chillido de murciélagos”.

El mismo río Suchiate donde empieza la jornada del sur al norte, previo pago de una cuota de diez pesos para el balsero. Nuevamente, “Las primeras horas del viaje de casi 5 mil kilómetros que les espera parecen todavía una aventura juvenil. El sueño aún no comienza”.

 

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: