Un pequeño golpe de estado

AÑADIR A FAVORITOS

Por Anselmo Guiú y Exprofeso (doctor en Periodismo y Medalla de Oro de Bellas Artes por concepto “Aportación de vida”).

Tenemos a mis espaldas que la promotora cultural Paloma Sáiz anunció que renunció a su cargo como coordinadora de Fomento a la Lectura y directora de la Feria Internacional del Libro del Zócalo de la Ciudad de México por

diferencias profundas respecto de la política cultural que se desarrolla en la secretaría [de cultura del DF], que han significado para mi gestión centenares de obstáculos, choques y trabas burocráticas.

La señora Sáiz enumeró en conferencia de prensa algunas de esas diferencias.

Al parecer, las políticas en materia de promoción cultural de la Sra. Elena Cepeda, titular de la Secretaría de Cultura del DF, “son de corte más elitista y de rechazo al trabajo con sectores populares”.

La Sra. Cepeda quiso romper “el proyecto original de la novena edición de la feria del libro”, que consistía en “discutir América Latina y las diferentes expresiones de la crisis en México a través del mundo de los libros”.

La Sra. Cepeda nombró a “una serie de personas ajenas al grupo original para que coordinaran foros, invitados, programa, logística. Se trataba, ni más ni menos, de un pequeño golpe de Estado” (sic).

La Sra. Sáiz participó en la manifestación de apoyo a los electricistas y la Sra. Elena Cepeda al parecer no lo hizo.

Pero quizás lo más grave es que, según la Sra. Sáiz, la Sra. Cepeda practica formas de censura ideológica.

Por ejemplo, la Sra. Cepeda se opuso a que en la feria del libro se presentase el libro de Martí Batres, secretario de Desarrollo Social del DF, titulado Los pasos de AMLO.

Por si fuera poco, la Sra. Cepeda “cuestionó planteamientos de políticos perredistas como Inti Muñoz y José Alfonso Suárez del Real”.

Y lo que es ya inconcebible: la Sra. Cepeda “propuso que, como una forma de apertura, se invitara a la feria del Zócalo al escritor peruano Mario Vargas Llosa”.

En relación a esto último, comentó la Sra. Sáiz: “Pareciera que la pluralidad es válida si va por la derecha, pero no lo es si va por la izquierda”.

Seguiremos al pendiente.