Hotel sin salida, de Nimród Antal

AÑADIR A FAVORITOS

El tema de las snuff movies (películas sangrientas con víctimas reales) ya fue explorado en cintas como Tesis (1996) y 8 milímetros (1998), por lo que a estas alturas ya resulta desfasado. Si a esto sumamos dos actores sin gracia (Kate Beckinsale y Luke Wilson), que se la pasan corriendo de una habitación a otra en un motel que recuerda con tristeza a Psicosis, tenemos por resultado un filme evitable. La subtrama de la pareja que perdió a su hijo en un accidente, y que está a punto de divorciarse, no logra darle densidad a una historia incapaz de tocar fibras. Pocos personajes, una sola locación y un presupuesto barato fueron el sello de las slasher movies en los ochenta, pero exigían que los realizadores superaran un reto y marcaron época. De Hotel sin salida nadie se acordará cuando deje de exhibirse. ~

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: