Cuando la crítica duele

Favorito

Laurie Ann Ximénez-Fyvie
Un daño irreparable. La criminal gestión de la pandemia en México
Ciudad de México, Planeta, 2021, 264 pp.

 

Cuando el 22 de enero del año pasado se llevó a cabo la primera conferencia de prensa sobre lo que en ese momento se pensaba era una lejana epidemia, muchos nos sentimos tranquilos de que no sería el jefe del ejecutivo quien informaría y actualizaría en el futuro sobre el tema. Una pandemia es, al final, un evento que requiere un gran conocimiento técnico y epidemiológico para poder interpretar, transmitir y comunicar la información. En ese momento, Hugo López-Gatell parecía una excelente elección para llevar a cabo ese trabajo.

En tan solo unas semanas comenzaron a surgir datos poco claros y fenómenos inexplicables, como la diferencia en la cifra de contagios que, en la frontera con Estados Unidos, era menor en las poblaciones mexicanas que en las estadounidenses. Más adelante, se haría patente una realidad: México realizaba pocas pruebas para detectar el SARS-COV-2. Ante estos y otros hallazgos, López-Gatell comenzó a mostrar una faceta de su personalidad que se volvió cotidiana: justificar con argumentos enredados y lenguaje pseudotécnico cada una de las decisiones gubernamentales ante la pandemia. Un día, el científico se perdió y defendió al presidente (su jefe) diciendo que este transmitía una “fuerza moral”. Desde entonces, el subsecretario y “zar” de la pandemia dejó de ser una fuente confiable.

Para Laurie Ann Ximénez-Fyvie (Guadalajara, 1969), esta transformación es solamente la punta del iceberg de una cadena de malas decisiones, despropósitos y mentiras en el manejo del desastre sanitario más grande en la historia moderna de México. Un daño irreparable. La criminal gestión de la pandemia en México es un recuento detallado de todo lo que ha estado mal con las acciones y toma de decisiones del gobierno mexicano.

Con un doctorado en ciencias médicas por la Universidad de Harvard, Ximénez-Fyvie ha realizado un exhaustivo análisis que parte del origen mismo de la pandemia en la provincia de Wuhan (China) y su dispersión por varios países del mundo hasta su arribo a México. De manera clara y didáctica, la autora explica la naturaleza del origen zoonótico de estas infecciones virales, cómo se transmiten al ser humano, las inminentes repercusiones de los contagios a través de los viajeros, así como las medidas, acertadas o no, que han tomado algunos países como Estados Unidos, Brasil, Alemania o Gran Bretaña. No obstante su bagaje científico, la autora no ha pretendido un árido análisis técnico. Este no es un libro científico, ni quiere serlo. Es sí, una denuncia informada sobre el caso mexicano, sobre aquellas malas decisiones que ha tomado el “zar” de la pandemia, Hugo López-Gatell.

Un daño irreparable describe a un doctor en epidemiología que técnicamente pudo haber hecho bien su trabajo, pero decidió, de manera consciente, no hacerlo. Ximénez-Fyvie narra el ascenso de un subsecretario que se transformó en una suerte de rockstar, que después cayó hasta convertirse en un “meme”, objeto de múltiples burlas y con una credibilidad profundamente cuestionada en cada una de sus declaraciones, y que, no obstante, sigue gozando de una sustancial base de fans que lo defienden en las redes sociales y apoyan cada cosa que dice o hace, por más cuestionable o absurda que sea, siendo implacables con quienes opinen en contra, experiencia que la autora conoce de primera mano.

Arrogante, condescendiente, soberbio y enfocado en solo dos objetivos –tener siempre la razón y complacer al presidente–, el “zar” de la pandemia, a decir de Ximénez-Fyvie, maneja las cifras y los hechos a su conveniencia, inventando conclusiones, usando jerga pseudocientífica y, sí, en ocasiones, mintiendo.

En su análisis sobre las acciones y respuesta del gobierno, la autora ha formado una sólida mancuerna con el matemático Arturo Erdely, quien se ha convertido en la voz independiente de los datos duros y análisis numérico en esta crisis. De esta productiva relación nos habla en el libro, cuando describe las inconsistencias de las cifras oficiales y la tozudez gubernamental de solo usar el modelo centinela como mecanismo de medición.

La obra denuncia la opacidad como cuando, tras establecerse el “factor no oficial” de 8.3 para calcular los contagios reales, la Secretaría de Salud encomendó el diseño de un sistema específico para ello. Cuando las críticas de Erdely y otros expertos surgieron, el gobierno se negó a mostrar el modelo matemático bajo el argumento de que estaba protegido por los derechos de autor y era propiedad del Conacyt.

El subregistro de casos y fallecimientos, las “camas vacías” como indicador de un éxito que solo existe a los ojos del gobierno, el culpar a los mexicanos por ser obesos, hipertensos o padecer diabetes, muestran a un López-Gatell acorralado. Ximénez-Fyvie subraya aquellas declaraciones del subsecretario que han llegado a ser más perjudiciales: decir que los pacientes asintomáticos no eran un riesgo de contagio, argumentar que la aplicación de pruebas a gran escala no tiene utilidad epidemiológica y no salvan vidas, insistir en que los pacientes se quedaran en casa y su negativa a promover el uso del cubrebocas, ni recomendar que el presidente lo usara. La autora también analiza la falsa disyuntiva entre cuidar la economía y salvar vidas humanas, y se cuestiona si estas decisiones son producto de una estrategia criminal.

Aunque esta obra se centra en los errores del actor más visible en el manejo de esta pandemia, Ximénez-Fyvie también critica la participación de Andrés Manuel López Obrador y sus recomendaciones morales y esotéricas, con esfuerzos tardíos, poco transparentes e insuficientes en el manejo de la crisis. Menciona además a la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, cuyas decisiones ambiguas dejan ver un intento por balancear su trabajo y obligaciones hacia la ciudadanía de la capital con su militancia partidista.

Convencida de que el trabajo de López-Gatell ha provocado un daño irreparable a México, Ximénez-Fyvie hace un recuento final de hacia dónde vamos y cómo no lograremos salir adelante de manera adecuada si no se realizan los cambios necesarios, incluida la reciente politización de las vacunas.

Un enorme atributo de este libro es, sin duda, su sencillez narrativa. El lector tendrá acceso a historias, citas y hechos que existieron pero que los responsables del manejo de la pandemia han pretendido encubrir. Un daño irreparable. La criminal gestión de la pandemia en México es seguramente la obra más notable de un naciente género en el país: el análisis crítico sobre el manejo de la crisis sanitaria más mortífera de los últimos ciento diez años. ~

NOTAS AL PIE

AUTORES