Vivan los novios

El Apocalipsis me gusta, como a todo el mundo, pero de vez en cuando uno tiene que fastidiarse y hablar de las buenas noticias. La semana pasada el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró: “creo que las parejas del mismo sexo deberían poder casarse”. Tras esta decisión, que se produce después de años de ambigüedad, puede haber un cálculo político: por primera vez, una estrecha mayoría de estadounidenses apoya el matrimonio homosexual, pero entre los jóvenes la aprobación es mucho mayor. La postura también cuenta con una aceptación importante entre las mujeres; a Obama le interesa el apoyo económico de defensores del matrimonio homosexual. Pero escandalizarse de que los políticos hagan cálculos políticos no sirve para valorar si las medidas son buenas o malas. La actitud recuerda un poco el inolvidable comienzo de una novela española: “Aquella mañana, el sol salió por el este”. Ese cuestionamiento de los motivos, que solo se produce cuando la medida aprobada genera rechazo, constituye un tipo de ingenuidad que es en el fondo una forma de cinismo.

Como ha señalado Andrew Sullivan, este anuncio llega tras años de medidas concretas de apoyo a los derechos de los homosexuales, como la retirada de la política del “Don’t ask, don’t tell” en las fuerzas armadas y la decisión de dejar de defender en los tribunales la Defense of Marriage Act, que impedía las bodas gays. Jonathan Raunch, que advierte que la decisión de Obama puede perjudicarle en estados conservadores muy importantes para su reelección, ha escrito que el cambio es una cuestión de convicción, no de conveniencia:

Es el primer presidente de Estados Unidos que pone al gobierno federal inequívocamente del lado de la igualdad completa para los gays estadounidenses, y es casi seguro que será el último presidente demócrata que se haya opuesto a la igualdad completa. Para su partido, para su base liberal, ha cruzado el Puente de Selma.

El avance de la extensión de derechos en unas pocas décadas es espectacular. En partes de Estados Unidos el matrimonio interracial estuvo prohibido hasta 1967. Un año después, el 72% de los estadounidenses estaba en contra de que dos personas de distinta raza se casaran. Según una encuesta de Gallup de 2011, el 70% de las personas de entre dieciocho y treinta y cuatro años estaba a favor del matrimonio de personas del mismo sexo. En buena medida, son dos mundos distintos. Como ha escrito Margaret Talbot, la postura del presidente responde a “algo históricamente inevitable” y cada vez parecerán más absurdas las objeciones (incluyendo, por supuesto, las de quienes dicen que, a fin de cuentas, las “uniones civiles” son suficientes y no molestan a nadie). El argumento etimológico y tradicionalista –el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer- no  tiene en cuenta que los significados de las palabras y las tradiciones cambian. La idea del matrimonio como contrato para la procreación invalidaría muchos matrimonios heterosexuales. Y los temores de ciertos sectores conservadores ante el matrimonio homosexual son un tanto desconcertantes. Por raro que parezca, las bodas gays no impiden las bodas heterosexuales, ni obligan a los heterosexuales a casarse con personas de su mismo sexo. Que los gays quieran casarse y formar familias demuestra lo poderosa que es la institución familiar, y actualiza y refuerza esa institución. En realidad, quienes se oponen al matrimonio homosexual solo tienen un argumento: piensan que quien ama a personas de su mismo sexo debe tener menos derechos que quien ama a personas de distinto sexo. Deberían decirlo claramente. Así nos ahorrarían tiempo y confusiones.

El matrimonio homosexual es una gran victoria del liberalismo y con sus palabras Obama se ha puesto del lado bueno de la historia. Su gesto es importante para Estados Unidos, pero también tendrá repercusiones positivas en otros países. La homosexualidad ha sido perseguida a lo largo de la historia y sigue siendo perseguida en muchos lugares. Actualmente, el matrimonio gay es legal en una decena de países -Argentina, Bélgica, Canadá, España (donde hay un recurso en contra, que el Partido Popular presentó ante el Tribunal Constitucional), Holanda, Islandia, Noruega, Portugal (donde los gays no pueden adoptar), Sudáfrica y Suecia, y en partes de Estados Unidos, Brasil y en ciudad de México (todo el país reconoce el matrimonio gay)-, pero en muchos otros los homosexuales se enfrentan a leyes discriminatorias. En muchos, las relaciones entre personas del mismo sexo son ilegales y se castigan con penas de prisión. En muchos otros territorios se restringe sistemáticamente la libertad amorosa y sexual de las mujeres, con matrimonios forzosos, vestimenta obligatoria, superstición por la virginidad y mutilaciones. Son agresiones intolerables a aspectos esenciales de la autonomía individual, y quienes defendemos las libertades no podemos olvidar ni por un segundo que la defensa de la libertad sexual y sentimental es una causa urgente e irrenunciable.

[Fuente imagen]

"Los que se oponen al matrimonio gay piensan que quien ama a personas de su mismo sexo debe tener menos derechos que quien ama a personas de distinto sexo"

Comentar ›

Comentarios (40)

Mostrando 40 comentarios.

Alex, lo puedes decir más alto pero no más claro.

 

Yo pensaba que tolo el mundo había aceptado y asumido ya lo del matrimonio homosexual. ¡Pero si hace ya casi una década que se aprobó! 

 

Qué pesados...

P.D.,

El argumento central de este articulo es el burdo argumento que “[l]os que se oponen al matrimonio gay piensan que quien ama a personas de su mismo sexo debe tener menos derechos que quien ama a personas de distinto sexo". Este argumento es una miopia ya que si esto fuera cierto, el tono beligerante de los que abogan por los derechos de homosexuales seria para legalizar las uniones civiles y exigir con ello que se les de los mismos derechos de un matrimonio. Esto seria mucho más fácil que re-definir el matrimonio o no?

 

La evidencia es abundante que lo se busca aquí no es la igualdad de derechos si no la validación moral, social y cultural de las uniones gay y se quiere lograr de una manera que es en si mismo contradictoria. Por un lado diluyen el significado del matrimonio haciéndolo relativo y sujeto a una mayoría para cambiar la definición del matrimonio. Por el otro reconocen legitimizan el significado fundamental y transcendente del matrimonio cuando no se conforman con obtener igualdad de derechos en la uniones civiles, lo que quieren ultimadamente es mas audaz, lo que quieren es forzar sus ideales a través de re-definir el matrimonio.  Después que logren esto en el ámbito legal, lo próximo es forzar esta validación en el ámbito religioso como ya esta pasando en E.U e Inglaterra entre otros países.

 

La premisa de que las parejas homosexuales solo quieren tener los mismos derechos civiles que los de los matrimonios es sumamente infantil.

 

Saludos,

 

Carlos Gamboa

En mi opinión, por encima de significados cuyos orígines se encuentran en una lengua "muerta" como es el latín, se encuentran los derechos de las personas a ser apoyados y jurídicamente amparados. El hecho de no querer llamar a la unión entre homosexuales "matrimonio" por una cuestión etimológica es una simple escusa para seguir estableciendo diferencias, que muchas veces alentan las desigualdades sociales. Si la RAE ha incluido definiciones producidas por el cambio lingüístico, la incursión de extranjerismos etc, no entiendo qué problema hay ahora.

Aquí el problema viene dado en gran parte porque la religión católica se ha apoderado de un vocablo latino para nombrar a la unión entre hombres y mujeres. Las personas que profesan esa fe se sienten agredidas por la utilización de ese vocablo para designar una unión con la que, para colmo, están totalmente en contra e contra la que incluso se han llegado a movilizar. Sin embargo, la lengua y su evolución no depende de un grupo reducido de personas, -véase un partido político, un tipo de religión, etc- sino de toda la sociedad. La prueba está en que la misma lengua de la que procede la palabra matrimonio ha dado como resultado de la evolución lingüística diferentes lenguas romances. Por otro lado, curiosamente el origen de la palabra no hace alusión a la unión entre dos personas de diferente sexo, hombre y mujer,  sino que solo hace alusión a la figura de la  madre. Matrimonium en latín  se puede dividir en mater, que significa "madre" y monium que significa "calidad de". Por lo que la palabra matrimonio vendría a decir algo así como "oficio de madre". Por esta motivo, y atendiento a razones puramente etimológicas como usted defiende, habría que llamar matrimonio a aquellas uniones en las que se ha producido una gestación y en la que  la mujer ha podido ejercer el oficio de madre, lo que sería muy cruel y reduciría el papel de la mujer en la sociedad al de simple progenitora.

Respeto que por motivos religiosos se pueda estar en contra del matrimonio homosexual, pero que se esgriman argumentos lingüísticos sin base tan a la ligera, no me parece correcto.

No, Daniel. El matrimonio y su definición no están sujetos a la opinión de la mayoría. El matrimonio no es una definición meramente etimológica, su significado tiene una profundidad inherente que transciende culturas y modas. El matrimonio une a dos personas que son por su naturaleza diferentes y que por esa misma naturaleza se complementan mutuamente.

 

El gobierno y sus gobernantes tienen el derecho y el deber de legislar para proteger los derechos de todos los ciudadanos. Sin embargo, los ciudadanos ni los gobernantes tienen jurisdicción sobre la definición del matrimonio. Cambiar la naturaleza del matrimonio solamente cambiando su definición legal es una mera ilusión.

 

Por ejemplo, el gobierno y la mayoría de las personas podrían redefinir el significado legal de los hombres. Podrían decir que una hombre es igual que una mujer ya que tienen algunas cualidades comunes. Podrían codificarlo, promoverlo y demonizar, a todo aquel que no aceptara esta nueva definición, acusándolo de intolerante. Sin embargo, todos sabemos que a pesar de leyes, interpretaciones y opiniones, los hombres seguirían siendo hombres, seguirán siendo masculinos, seguirían actuando como hombres! Seguirán siendo inherentemente diferentes que las mujeres! Independientemente de cómo se interprete la palabra hombre legalmente!

 

Todas las personas tienen la libertad y el derecho a libre albedrío. Las parejas de homosexuales pueden obtener los mismos o mas derechos civiles de tiene un matrimonio heterosexual para fines legales. Pero ultimadamente estas son y no dejan de ser uniones civiles, no son ni serán matrimonios!

 

El verdadero progreso para la sociedad es reconocer y entender el trascendente e indeleble significado del matrimonio, valorarlo, protegerlo en lugar de diluirlo.

 

Saludos,

Carlos Gamboa

Le cuestionaría dos de sus argumentos: 

El primero, su comparación entre la definición de hombre vs. la definición de matrimonio y la posibilidad de cambiarlo jurídicamente o no. Me parece que es una mala analogía que no se sostiene ante el más breve análisis: los hombres existen y se distinguen de las mujeres porque tienen y nacen con un pene. El matrimonio es... no es un ente, no existe como algo que haya que respetar. Entonces qué es? Me guardo mi propia definición en espera de la suya que, me permito apuntar, tampoco nos la hace saber en su breve misiva.

El segundo, usted habla del "trascendente e indeleble significado del matrimonio" y de su dilución antiprogresista.

Podría definir para mi, un ignaro total en el tema, cual es el trascendente e indeleble significado del matrimonio? Porque parece que usted cree que todos coincidimos en ese significado pero al menos yo no.

Le agradecería continuaramos con este debate, que siempre se pone bueno. A mi lo de las elecciones mexicanas me da mucha flojera, este me parece más divertido.

Alex,

 

Usted dice:

 

Porque parece que usted cree que todos coincidimos en ese significado [del matrimonio] pero al menos yo no.

 

Es obvio que no todos coincidimos con el significado eso es evidente. Sin embargo eso no quiere decir que su significado sea contingente; ese ha sido mi punto desde el principio.

 

Con respecto al significado del matrimonio:

 

El significado del matrimonio tiene varios aspectos. El primero es que es entre un hombre y una mujer. Es de naturaleza unifica, une a dos personas que se complementan físicamente hasta que mueran. El matrimonio es procreativo y fundamental para el desarrollo y avance de cualquier sociedad. Provee un ambiente apropiado para el desarrollo sano, moral y emocional de nuevos ciudadanos.

Desafortunadamente, dado a la creciente mentalidad relativista los conceptos básicos del matrimonio se han reducido a ser variables y sin convicciones. Esto es evidente, por un lado en la aceptación de el matrimonio gay y por el otro en el porcentaje de divorcios que ha ido en aumento en las ultimas décad...por dar algunos ejemplos.

 

 

La analogía de la definición comparando la definición del hombre bastante acertada. La definición objetiva y abstracta del matrimonio ha sido desde su concepción entre un hombre y una mujer, dos seres intrínsecamente diferentes pero que se complementan mutuamente. Nunca había habido que definir que el matrimonio es de naturaleza heterosexual, porque desde su origen esto ha sido ensimismo evidente. Esta concepción sobretodo en los países del Oeste tiene su origen, querámoslo o no, en la tradición Judeo-Cristiana que obviamente a forjado la cultura de de la región.

 

Esta clara definición del matrimonio, aun cuando corrompida y a veces manipulada (como es el caso de la poligamia) ha transcendido el tiempo, fronteras y culturas. Consecuentemente el matrimonio no puede ser subordinado a las leyes de un país o a la voluntad una mayoría.

 

El hecho de que la definición del matrimonio es indeleble es porque la naturaleza del matrimonio es heterosexual, si no tiene esta cualidad no es un matrimonio. La complementación física que existe entre un hombre y una mujer también se manifiesta en la inherente complementación que hay de carácter psicológico, emocional, espiritual (por mencionar algunos) cualidades humanas en las que los hombres y las mujeres son fundamentalmente diferentes.

 

El problema no es solo que los que abogan por los matrimonios gay no es que reclamen su validación y sus derechos como entidades civiles. EL objetivo final estas uniones civiles, sobretodo en EU, es exigir que sean reconocidas y celebradas por todas las religiones!

 

Mi punto es que hay que llamarle a las cosas por su nombre. Cualquier estado y sus ciudadanos tienen derecho a legislar dándoles los mismos derechos que tienen los matrimonios a las parejas de homosexuales. Los ciudadanos tienen y pueden entrar en contratos y uniones libres sin embargo llamámosle lo que son: uniones civiles y dejemos el matrimonio en paz!

 

Saludos,

 

Carlos Gamboa

Me temo, estimado amigo, que inicia usted su misiva con un talante un tanto ominoso y prosigue con uno peor. Primero nos dice lo que el matrimonio "es" y luego nos invita a observar el cómo se ha ido "relativizando" su concepto.

Le llamo ominoso porque usted parte de la pretención de imponer su significado del matrimonio e insiste en que su definición es la única objetiva.

A mi me parece que el matrimonio como usted lo concibe no es eterno, no acompaña a la raza humana desde siempre y, por tanto, no es natural y carece de una definición objetiva. Es una institución y es, por tanto, artificial. Ya en ese punto, me parece que cualquier argumento en contra del cambio de su significado en la historia es inane. Me parece que puedo, además, aportar claras evidencias para dar soporte a este punto: antes de la civilización, los humanos no se casaban con nadie sino que, presumiblemente, teníamos relaciones sexuales más o menos poligámicas que podemos quizás observar en las tribus que siguen en la edad de piedra en el África, Amazonas o Bosques Australianos remotos. El matrimonio vino, me parece evidente, después.

Y para más inri, me parece que puedo apuntar a una realidad histórica todavía más clara: el matrimonio ha sido redefinido muy recientemente. Tan recientemente como en los últimos 50 años, pero no por conspiraciones homosexualistas sino por la gente que acude a dicha institución.

Antes, digamos, hasta 1970, la mayoría de la gente se casaba bajo el modelo familiar que, me parece, usted entiende como el correcto: la mujer era propiedad del hombre, el hombre tenía ciertas responsabilidades, la mujer las suyas y asunto arreglado. Ahí no había necesariamente un vínculo amoroso, sino el deseo pragmático de fundar una familia y obtener los beneficios emocionales y sociales y las responsabilidades económicas que con este hecho se obtenían.

Hoy en día y ya desde hace mucho el matrimonio heterosexual urbano tiende a buscar primero una afinidad emocional, la posibilidad de amar a la pareja y, finalmente, la posibilidad de procrear (aunque no necesariamente).

Antes, por ejemplo, era causal de divorcio la esterilidad (principalmente en la mujer), hoy en día, con o sin matrimonio homosexual, no hay tal causal como puede usted consultar aquí: http://info4.juridicas.unam.mx/ijure/fed/1/271.htm?s , en el artículo 267 del código civil.

En fin, que el matrimonio lleva cambiando su definición desde que fue inventado. No veo de dónde usted ahora nos dice que es una institución imposible de cambiar y que responde o debe responder exclusivamente a su concepto del mismo.

En fin, que a su argumento le falta uno que otro "porqué"...

Alex,

 

Obviamente diferimos en el significado del matrimonio. Mi comentario más que ominoso es realista.  Aun así, es evidente que ha sacado gravemente de contexto varios de mis puntos comenzando con que“[p]rimero nos dice lo que el matrimonio "es" y luego nos invita a observar el cómo se ha ido ‘relativizando’ su concepto” con el termino relativizando me refiero a que el significado se ha sacado de contexto se ha diluido ya que su significado se este tratando de reducir a ser una mera opinión. Esto no quiere decir que su significado abstracto haya sido cambiado. Cabe destacar esto ha sido un fenómeno que a ocurrido durante mucho tiempo donde algunos grupos de personas imponen su propia interpretación del matrimonio, como los ejemplos que tu mencionas, pero, esas son al igual que el matrimonio gay una mal representación.   

 

Mencionas que en la edad de piedra y que todavía hoy día hay tribus que practican una especia de poligamia ergo el matrimonio no existía desde el principio de la raza humana y como consecuencia no es transcendente. Mi argumento es de el origen de el matrimonio ensimismo que tiene su raíz en la(s) religiones, en el caso del Oeste en la tradición Judeo-Cristiana. Mas aun la mayoría de las culturas, incluyendo a las que no se han influenciado unas con otras, han desarrollado un concepto de matrimonio con características similares y el común denominador es que las relaciones homosexuales son por naturaleza inaceptables. Debo aclarar que esto no impide que todo mundo goce y ejerza del libre albedrío.

 

Dentro de la tradición Judeo-Cristiana el matrimonio la mujer no se convierte en el propiedad del hombre ni visé-versa si no todo lo contrario. Como dije antes, en el matrimonio los dos el hombre y la mujer se complementan en todos los aspectos en por su naturaleza los diferencian. De tal manera, que tanto la mujer como el hombre ejercer su respectiva feminidad y masculinidad en su mayor expresión. Dentro de este contexto la pareja puede ofrecer a sus hijos hogar ideal para su desarrollo, fomentando así un orden social. Remplazar a la mujer por un hombre o visé-versa para con el objetivo de formar un matrimonio es naturalmente imposible, aun cuando este se pueda legitimizar legalmente ya que dos personas del mismo sexo obviamente no se pueden complementar en todos los aspectos.

 

Para terminar y hablando de cosas ominosas, en los E.U. están sucediendo cosas interesantes. Muchas personas aman más a sus mascotas -mayormente perros- que a otros seres humanos. Allá están surgiendo casos donde los dueños de estas mascotas heredan todas sus posesiones a sus mascotas, ya que sus mascotas son los seres que mas quieren...lógicamente usted no tendría problema si se vuelve a re-definir el matrimonio una vez...mas o si?

 

Saludos,

 

Carlos G.

 

 

Gracias por su atenta respuesta, estimado Carlos, ahora si que se empieza a poner bueno el asunto.

Lo primero que me parece adecuado cuestionar es que usted señala al judeocristianismo como la fuente cultural del contrato matrimonial y debo disentir de esta apreciacion pues mucho antes del cristianismo Roma ya tenía reglamentado el matrimonio y antes de ellos, grecia. De ahi que cuando menos podamos apuntar a ese afluente cultural, el grecoromano, como uno importante para la conformacion del matrimonio como institucion social.

El origen es, entonces, pagano e incluso republicano, un contrato de naturaleza juridica y sujeto al bien social, cuya definicion uñtima cambia segun la epoca y el entendimiento humano de lo etico. Esto es, establezco aqui que el matrimonio no esta necesariamente sujeto a los supuestos y cosmigonia de nuestra vertiente judeocristiana, aunque necesariamente haya sido enriquecido (o empobrecido, segun se vea), por ella.

Por otro lado, creo que merece la pena que tratemos un tema de fondo que va mas alla del matrimonio per se. De lo que hablamos aqui es de esferas culturales.

Usted desea que se respete su vision del matrimonio, de alto contenido religioso y espiritual, cosa del todo evidente pues insiste en que dos personas del mismo sexo, en su vision, no podrian de ninguna forma complementarse (afirmacion que, me parece, carece de sustento si al mismo tiempo decimos respetar su librealbedrio). Yo creo que nadie quiere que ninguna iglesia reconozca, acepte o bendiga otras uniones que las que su misticismo les permite. Esa es la esfera numinosa y hierocratica, pero nadie pretende reformar nada de ella.

Cuando se habla de hacer mas incluyente al matrimonio, hablamos de la esfera secular, del contrato que se firma con un representante del poder judicial enfrente. Y En la modernidad, estimado amigo, los lujos que la iglesia o usted pueden permitirse gracias a la libertad que otros nos dieron con su sangre, como comparar a seres humanos con mascotas o a algunas relaciones amorosas con influencias demoniacas, son de esos que el estado democratico no puede permitirse.

El estado no debiera verse influenciado por otra cosa que no sea la realidad actual, secular en su sentido mas literal (que es decir: de su siglo), respetando lo que por su parte las iglesias hagan.

Ahi el asunto: al cesar lo del cesar y a dios lo de dios. Cada quien con sus fetiches....

 

Alex,

 

Parece que hemos llegado al meollo de asunto. Déjeme refutar algunos de sus argumentos antes de concluir con mi comentario. Usted dice:

Usted desea que se respete su vision del matrimonio, de alto contenido religioso y espiritual, cosa del todo evidente pues insiste en que dos personas del mismo sexo, en su vision, no podrian de ninguna forma complementarse (afirmación que, me parece, carece de sustento si al mismo tiempo decimos respetar su libre albedrío).

Ya explique las razones por las que una pareja homosexual no se puede complementar de la misma manera que una pareja heterosexual. El libre albedrío en este contexto, no es una contradtodo individuo puede hacer con sus cuerpos lo le parezca. Sin embargo, esta claro aunque se trate no es posible obtener la perfecta armonía que forma el ying y el yang cuando se unen dos yings o dos yangs.

 

Usted dice:

Yo creo que nadie quiere que ninguna iglesia reconozca, acepte o bendiga otras uniones que las que su misticismo les permite. Esa es la esfera numinosa y hierocratica, pero nadie pretende reformar nada de ella.

Su argumento desafortunadamente erróneo. Como ya mencione en algunos países tales como E.U. del que habla el autor de este articulo, hay un movimiento fuerte para que obligaría a las iglesias –de cualquier religión- a reconocer el matrimonio gay. Déjeme explicarle, la premisa que han usado los que apoyan este movimiento es de carácter constitucional. Ellos argumentan que los matrimonios al no permitirles casarse con otra persona  del mismo sexo séles están violando sus derechos básicos, que están siendo discriminados. Recientemente varios estados han reconocido el matrimonio gay, aun cuando varios de ellos ya reconocían la uniones civiles. Ahora mismo hay también varios casos pendientes en algunas cortes estatales. Con el apoyo de Obama como lo menciona este articulo, hay la posibilidad de que se apele el DOMA Act

- que actualmente define el matrimonio a nivel federal como entre un hombre y una mujer-

Si logran apelar el DOMA Act, logrando así, la apertura para la redefinición del matrimonio les daria precedente para proseguir con el siguiente paso que es obligar todas la religiones a aceptar esta nueva definición. Para evitar que se les acuse –a las iglesias- de violar los derechos civiles de los homosexuales y consecuentemente obligarlos a que acepten el nuevo status quo. Grupos de homosexualse han hecho claro de que este es su objativo final, ya que solo cuando las religiones reconozcan el matrimonio homosexual, solo entonces dejaran de gestionar.

 

Con respecto a,

En la modernidad, estimado amigo, los lujos que la iglesia o usted pueden permitirse gracias a la libertad que otros nos dieron con su sangre, como comparar a seres humanos con mascotas o a algunas relaciones amorosas con influencias demoniacas, son de esos que el estado democratico no puede permitirse.

 

Comparar a mascotas con seres humanos es algo sucede ya en algunos países. No solo se comparan abstracta y científicamente sino con el comportamiento muchas personas en relación a los animales. Esta es algo que va en aumento.

 

Mi punto es que hay una tendencia, sobre todo en el liberalismo, de prescindir de la moralidad basada en la ley natural, cuando se trata de implementar políticas sociales en una na democracia tradicionalmente era guiada por morales basadas en la ley natural. En las últimas décadas esto ha cambiado. La mayoría de muchas democracias ignoran la prudencia de la ley natural, la cual a sido remplazada por el relativismo. Con esto hay que tener cuidado. Cuando las morales y el sentido común son ignoradas y remplazadas por los deseos de la mayoría en turno, esto da pie a que ejemplos como el de las que se re-defina el matrimonio  una y otra vez  y que el caso de matrimonios entre animales y humanos pasen de ser, no de imposible a posible pero de imposible a probable.

 

Cuando la mayoría ejerce su poder prescindiendo de la ley natural, solo es cuestión de tiempo para que el sistema de gobierno sea una tiranía…la tiranía de la mayoría.

 

Si todo es relativo, que impide que la mayoría decida alterar la constitución con fines de oprimir a la minoría?

Que impide que el 90% de los ciudadanos decidan implementar legalizar el racismo? Expropiar de la minoría propiedades?

 

Cualquier democracia debe tener como prioridad conservar ciertos maxims verdades que no son contingentes, morales basadas en la ley natural. No se trata de imponer ninguna religion si no todo lo contrario, se trata darle su lugar a las tendencias nobles que tiene todo ser humano. Estas le dan dirección y estabilidad a cualquier gobierno democrático y garantizan el progreso de la sociedad pero sobretodo le dan el carácter humano a cualquier gobierno.

 

Carlos G.

 

Cuando menos hemos llegado al punto donde podemos expresar con claridad la diferencia filosófica y política entre usted y yo. Es de celebrarse el intercambio, o al menos a mi me ha parecido muy constructivo.

Cerraré con mi posición entonces, precisando algunos de los puntos, igual que usted lo hace.

1.- Suena lindo lo del ying y el yang, pero es un argumento con el mismo valor que si yo inventara que los marcianos son los verdaderos creadores del hombre: una tesis no falsificable es, en la misma medida, una tesis sin fundamento. Los homosexuales no pueden complementarse como los heterosexuales, obviamente no, pero pueden complementarse como homosexuales, lo mismo que los heterosexuales con impotencia o simple aversión al acto sexual (asexuales), tienen otras formas de complementarse. ¿Y? 

2.- De aquí que tengamos que regresar a la definición del matrimonio y a su deseo de que sólo tenga una definición, ésta sea absoluta y además, nomás porque a usted le parece obvia, sea la suya. El hecho es que allá afuera hay de todo, mi estimado: hay matrimonios por conveniencia, matrimonios en los que nadie debió haberse metido, matrimonios miserables que hacen de la vida de los hijos un infierno, matrimonios maravillosos, uniones libres espantosas, uniones libres excelsas, uniones homosexuales ejemplares con hijos, matrimonios homosexuales sin hijos verdaderamente ridículos, montones de niños en la calle, miles de adolescentes homosexuales a los que corren de su casa y terminan en la prostitución, montones de adolescentes mexicanos heterosexuales que tampoco pueden vivir con su familia... etc, etc, etc.

Usted habla de una abstracción, pero quienes apoyamos iniciativas que dotan de reconocimiento social al matrimonio homosexual, hablamos del matrimonio en concreto, de lo que la institución entrega o no entrega, de lo que con ella hacen los que a ella acuden.

Me parece entonces que su argumentación carece de sustento en la realidad desde el momento en que usted rechaza cosas que suceden en la realidad y pretende de ahí conservar valores matrimoniales que, es del todo evidente, nada han hecho para evitar los cambios que en las relaciones humanas ya sucedieron.

En cuanto termine de desarrollar la máquina del tiempo, se la presto para que pueda estar contento. Hasta entonces, intente pensar en la realidad y no en lo que le gustaría que no hubiera sucedido.

Sobre DOMA: efectivamente, si se reelije Obama, DOMA se va a ir al carajo y qué bueno. Ya lo demás es especulación.

El Gobierno gringo no pudo siquiera obligar a las iglesias a pagar el seguro de salud para que sus empleadas tengan cubierto un papanicolau o pildoras anticonceptivas (esas cosas demoníacas). En serio cree que los van a obligar a casar homosexuales? Por favor!

c

Alex,

 

Se equivoca, el HHS Mandate entrara en vigor en Agosto [1]. Note que es un mandato, aquí no de ningún tipo de legislacion solo la imposición del presidente.

Al menos, que las demandas legales –hace dos semanas- de 43 instituciones religiosas tengan éxito. Este mandato no solo irrumpe con la primera enmienda que -garantiza la libertad de religión- también amplia el poder del ejecutivo al darle el poder de definir las cualidades de una institución religiosa. Esta violación constitucional, desafortunadamente a los estaunidenses parece que no les importa mucho que les quiten sus derechos más básicos ya que están demasiado ocupados jugando videojuegos y comiendo emparedados. Por otro lado a alguien que este interesado en proteger los derechos civiles y el progreso social esto es obviamente una aberración.

 

Usted dice que el gobierno no forzaría al las religiones a hacer nada. Ya lo esta haciendo. El gobierno ha prácticamente obligado a cerrar muchos centros de adopción por que no reconocen a las parejas homosexuales como matrimonio [2]. El argumento es precisamente ese discriminación a las parejas homosexuales.

 

Para terminar, Obama recientemente firmo una ley, dentro del NDAA [3], en el que personas que sean acusadas de terrorismo pueden ser detenidas indefinidamente violando infringiendo la quinta y catorceava enmienda.

 

Como puede ver mis especulaciones no son vagas.

 

En otra nota, estoy de acuerdo con usted, simpre es bueno tener un buen debate constructivo.

 

P.D. Cuando termine la maquina de tiempo me avisa. Me interesaría hacer varios debates, entre ellos uno entre Nietzsche, Thomas Aquino y Kant acerca de la genealogía de la moral; de my cuenta correría un buen café (cubano), puros Monte Cristo y los tacos que se coman.

 

Saludos,

 

Carlos G.

 

[1] http://www.hhs.gov/news/press/2012pres/01/20120120a.html

 

[2] http://www.lifesitenews.com/news/illinois-catholic-charities-forced-out-of-adoptions-over-homosexual-rights

 

[2]http://www.nytimes.com/2011/12/29/us/for-bishops-a-battle-over-whose-rights-prevail.html?_r=3&hp=&pagewanted=all

 

[3] http://www.forbes.com/sites/erikkain/2012/01/02/president-obama-signed-the-national-defense-authorization-act-now-what/

 

 

 

 

 

Por cierto, me temo que no lee usted del todo bien las fuentes que me presenta. En particular lo que dice de la illinois catholic church es una mala interpretación o lectura de su parte. Lo que ahí sucedió es que el estado decidió permitir las adopciones homoparentales, dejando a las casas de adopción de la iglesia la posibilidad de referir a familias homoparentales a otras casas de adopción que tuviesen menos problemas con este tipo de adopciones.

Como no les dió la gana aceptar que tendrían que hacer esta referencia, sino que la iglesia preferiría escupir a los ojos de quienes desde su relaciòn homosexual fuese a pedir una adopción, la iglesia, en un ridículo berrinche, decidió cerrar sus servicios de adopción.

Eso es lo que sucedió, no lo que usted indica.

No no.... retiro lo dicho. Ante una investigaciòn màs profunda, encuentro que tiene usted razón: el mandato en illinois hubiera obligado a estas agencias a abrir sus servicios de adopción a familias homoparentales. 

A mi me parece, como a usted, un exceso, aunque también hay un ángulo político aunque habría que discutir más a fondo: la diócesis dice que pidieron que se les permitiera referir a familias homoparentales a otros servicios, pero en sus demandas contra la ley, pedían su derogación total. Es decir, dicen estar abiertos a esa posibilidad, pero sus abogados están simplemente en contra de los derechos civiles de las familias homosexuales que deseen adoptar.

Un caso clásico de hacer con la mano izquierda lo que no conozca la mano derecha... ah, las trampas de la fe, no?

Carlos G, he disfrutado muchísimo sus intercambios de ideas con el Sr. Borges. Aunque tengo un punto de vista diferente en cuanto si la "mayoría" toma las decisiones, estoy de acuerdo con usted en todo lo demás, especialmente ha llamado mi atención un párrafo en el que encuentro resumidas gran parte de sus ideas:

"Con esto hay que tener cuidado. Cuando las morales y el sentido común son ignoradas y remplazadas por los deseos de la mayoría en turno, esto da pie a que ejemplos como el de las que se re-defina el matrimonio una y otra vez y que el caso de matrimonios entre animales y humanos pasen de ser, no de imposible a posible pero de imposible a probable. Cuando la mayoría ejerce su poder prescindiendo de la ley natural, solo es cuestión de tiempo para que el sistema de gobierno sea una tiranía…la tiranía de la mayoría. Si todo es relativo, que impide que la mayoría decida alterar la constitución con fines de oprimir a la minoría?"

   Claro que hay que tener cuidado, no pueden reemplazarse o ignorarse las morales ni el sentido común, y aquí yo agregaría que ni mucho menos el sentido crítico por la "mayoría en turno". Y entonces me pregunto se en verd la mayoría decide. En el caso de los homosexuales no son mayoría, son una minoría evidente, y han logrado en muchos lugares cambios en las leyes. Minorías que se mueven y hacen ruido y una mayoría que no se expresa de igual forma ya por flojera o por falta de sentido crítico, por demócratas o incluyentes dirán algunos. Pero la democracia no está peleada con las leyes naturales y elsentido crítico. Personas como usted hacen falta que, sin fobias, expresa claramente sus ideas. Me parece, un problema precisamente el que ahora hay "minorías en turno" que pueden cerrar una calle como Reforma, hacer plantones donde se les ocurra o pedir como en este caso ya no el reconocimietno civil de una unión homosexual sino aun del religioso como, bien apunta. Con esto hay que tener cuidado, sí.

Las medias tintas, lo relativo son engaños. Las cosas son o no son, son como son y en efecto, existe un grupo de personas con forma de vida homosexual, pero no son la mayoría. Esta minoría comenzó pidiendo derechos legales en sus uniones, derechos que ya venían estableciendo en contratos o testamentos que nadie les impedía celebrar, era solo cuestión de que se pusieran de acuerdo las partes. En cuanto al asunto religioso, yo no pertenezco a ninguna iglesia pero me parece aberrante que se piense siquiera en "obligar" a una iglesia a aceptar un "matrimonio" gay, a celebrar algún rito para "casar" gays si su religión no lo permite. Es absurdo pensarlo, sería una tiranía obligar a cualquier iglesia que no esté de acuerdo con las relaciones gay a aceptarlas. Esto es un extremo. "Al César lo que es del César...". 

No estoy de acuerdo con la forma gay de expresar la sexualidad. Que no esté de acuerdo, que no lo entienda no me impide considerar sus derechos civiles y respetar sus derechos humanos.

Insistir en ver TODO relativo fomenta y disfraza nuestra apatía para el análisis verdadero. No ejercitar nuestro (el de la mayoría) sentido crítico, podría llevarnos, en efecto, de lo "imposible a lo probable" y ya nos ha llevado a que algunas minorías decidan sobre la mayoría. ¡Qué tal tanto plurinominal!, en otro tema de minorías.  

Un placer, Carlos Gamboa.

Gracias por su comentario intuitivo.

Con respecto al caso del matrimonio gay, típicamente los que apoyan la redefinición del matrimonio gay en la mayoría de los países no son la mayoría. En estos casos, ellos aseguran, que es un derecho, que re-definir el matrimonio es hacerles justicia de otra manera ellos están siendo oprimidos. Si realmente solo les interesara la equidad de exigirían estos derechos llamándoles uniones civiles, esta seria una manera mucho mas fácil de conseguir lo que dicen querer. Sin embargo, lo que exigen es no solo que se les den los derechos sino que se les reconozca como matrimonios.

 

Usted menciono algo interesante, “sentido critico”, eso es algo que parece esta en peligro de extinción. No me refiero a criticar solo por criticar o de debatir solo por debatir si no al hecho de critica con substancia y convicción de encontrar la esencia de las cosas.

 

Saludos,

 

Carlos Gamboa

Esta extraña frase de las "leyes naturales" que tanto mencionan, estimado amigo, tanto usted como nuestro amigo Carlos, la utilizan porque no es políticamente correcto hablar de la ley de Dios en estos días. Porque en la esfera pública se exige, como he intentado hacer aquí, que todo mundo exprese las razones de sus convicciones, no sólo sus convicciones.

En este sentido, la ley natural, si hemos de tomar su sentido literal, es que la homosexualidad existe entre los mamíferos, a veces es poligámica y a veces incluye la fidelidad total de por vida. Lo mismo, por cierto, que puede verse entre las relaciones heterosexuales, que a veces son poligámicas y a veces no. En el fondo, debiéramos asumir que la enorme mayoría de los matrimonios exitosos, los que más duran, segúramente tienen que enfrentarse a la realidad de la posibilidad de la infidelidad de alguno de los cónyuges. Es parte de la naturaleza humana. Esa sí, para que vea, una ley natural.

Porque qué es una ley natural? La que podemos derivar tautológicamente de la esfera natural para llevarla a otras esferas? En ese momento pierden su validez, pues una cosa es que podamos deducir leyes varias de la naturaleza y otra que éstas coincidan con el comportamiento que observamos en nuestra esfera social.

Para poner un ejemplo que rompe con su infantil intuición, en la naturaleza lo que menos se observa es la fidelidad entre parejas. Sin embargo, nuestro matrimonio en la esfera cultural occidental, excluye la infidelidad como posibilidad. Está entonces en contra de esta ley natural, me parece a mi! 

Por eso es que comparar a perros con humanos no sólo es poco amable, sino incorrecto e irracional cuando se pretende hacer con esta ligereza y, peor, con estos tristes propósitos.

Sobre la moral y la ética, la validez de las mismas depende, aquí lo propongo, del entendimiento que podamos tener sobre lo que es bueno o malo, y este cambia conforme conocemos más al mundo.

Antes, por ejemplo, era del todo válido considerar a la comunidad judía entera, generaciones tras generaciones, como los asesinos del hijo de Dios, Jesucristo. Esta tontería la dejamos de creer conforme fué claro que hay un código genético y que las maldiciones o responsabilidades no pueden ser heredadas de la misma forma  en que puede heredarse el color del cabello.

Y como esa norma moral de antaño, hoy mandada al diablo por buenas razones, hay miles que podríamos nombrar: que la infertilidad sea causal de divorcio, que en algunas sectas y naciones musulmanas se considere correcto que la hermana de un delincuente pague con una violación multitudinaria el pecado del hermano, que no se deba prestar con intereses en el mundo cristiano, que la o las iglesias deban santificar cada acto de la vida pública, que la creencia en un sólo Dios sea obligatoria para todos, que la educación religiosa sea también obligatoria.... podría escribir libros enteros sobre reglas que antes se consideraban morales y derivables de esta entelequia que ustedes llaman "ley natural", que han sido derogadas para mejora de la raza humana entera, no sólo de occidente.

Finalmente, debo decir que en occidente cada vez es más verdad que los religiosos se van convirtiendo en minoría y aún así pretenden ejercer un poder público mayor al que debieran desde la perspectiva democrática que aquí pretenden ustedes enarbolar. Cuando esto por fin suceda con mayor claridad, seguramente se verán ustedes necesitados de cambiar su axioma y declararse minoría perseguida, como ocurre ya con algunos miembros incluso de estos foros. Una situación irónica, además, dado que hace apenas dos o trecientos años, sus émulos defensores de la religión repartían cerdo en media españa para detectar y proceder a cocer a fuego lento a cuanto judío se rehusara a comerlo.

Pero bueno. Cuando la gente se reúsa a pensar, hay poco más que hacer que intentar demostrarlo y observar a la distancia las consecuencias de su histeria.

Sr. Borges:

1.- No estoy de acuerdo con las prácticas, tendencias, gustos, preferencias de las parsonas que por ello han sido llamadas homosexuales, gay or whatever.

2.- Aunque no estoy de acuerdo no soy homofóbica. Solo no estoy de acuerdo. No he tenido ganas de ahorcar a ningún gay por su condición o preferencias de homosexual tal vez por algún tipo de comportamiento como lo podría tener cualquier otra persona no homosexual. A veces he tenido ganas de ahorcar a gente que entorpece el tráfico, que tira basura, que llega tarde, que chatea en el trabajo en lugar de trabajar, que se roba las plumas del trabajo o los sobres de azúcar o splenda en un restaurant, entre otras muchas cosas. Repito, no soy homofóbica. Aunque debo reconocer que algunas veces me ha parecido una pérdida para muchas mujeres ver hombres guapísimos que por ningún motivo se habrán de fijar en ellas.

3.- Hay homofóbicos cuya fobia se origina en su religión. Hay homosexuales por religión (por ahí hay algunos grupos en la India). No todos los religiosos son homosexualeas ni todos los religiosos o practicantes de alguna religión son homofóbicos. No creo que se deba relacionar una cosa necesariamente con la otra.

4.- Hablar de leyes naturales tampoco tiene que ver con religión. Entiendo que entre lo natural no se encuentre la mayoría o dicho de otra manaera se encuentren minorías.

5.- Como parte de los derechos humanos de cada quien, me parece correcto respetar su decisión con respecto a su sexualidad. Como minoría, la de los homosexuales han logrado hacer tanto ruido que aun se han tomado decisiones en cuanto a cambio o creación de leyes para su convivencia social. Un asunto originalmente legal entre dichas parejas pertenecientes a esa "comunidad" ha ido trascendiendo al grado de querer imponer ahora esa minoría que se les acepte en grupos religiosos por ejemplo. En ese caso tendrán que buscar una religión afín a sus ideas o condiciones, no puede ser

6.- Es un hecho que las iniciativas de esta minoría (la de los homosexuales) han prevalecido por sobre la mayoría, todavía no sé si para bien o para mal. Perdóneme por no saberlo. Hay muchas cosas que tengo pendientes de entender. En muchos casos, también me ha quedado claro que se les ha utilizado todo este asunto para fines políticos y económicos, buscando un apoyo de un grupo, que aunque minoritario, suficientemente significativo.

 

Dos cosas:

1) Ni a usted ni a Carlos nadie les ha señalado rasgo homofobico alguno. Es interesante que destine tan importante parte de su inserto a defenderse de acusaciones que nadie ha proferido.

2) Que bueno que respete usted las decisiones de los demás, siempre que sean legales, consensuadas y no lesivas de terceros. Este respeto es pre condición para el diálogo ciudadano en democracia.

3) Yo no veo imposicion alguna. Permitir que adopten estas parejas, no impone nada sobre nadie mas. Permitir que ejerzan un contrato con analogas clausulas, o identicas en todo, al matrimonial, tampoco me parece una imposicion.

4) En este caso me parece que tanto usted como el señor Carlos, usan la frase Ley Natural para referirse a sus convicciones morales o religiosas sin tener que explicar las razones para ellas y su adecuacion a la realidad actual de la sociedad o a la pertinencia de que sean elegidas como preceptos absolutos sobre los de nadie más.

Un abrazo.

 

 

Alex,

 

No quiero perpetuar este dialogo constructivo a pesar de ser constructivo. Pero insiste en hablar e insinuar cosas que no son correctas.

 

Esta extraña frase de las "leyes naturales" que tanto mencionan, estimado amigo, tanto usted como nuestro amigo Carlos, la utilizan porque no es políticamente correcto hablar de la ley de Dios en estos días. Porque en la esfera pública se exige, como he intentado hacer aquí, que todo mundo exprese las razones de sus convicciones, no sólo sus convicciones.

 

Cuando uso el termino Ley Natural, es evidente a lo que se refiere. Su existencia y su precedente es tan evidente que creyentes y agnósticos y ateos la usan como norma o al menos como ideal de vida. La evidencia histórica es abundante. Pero como en todo, la imperfección humana ha hecho que esta haya sido malinterpretada.

 

Al contrario de los que usted dice, la Ley Natural no es exclusiva del Cristianismo sino algo universal. Algunas culturas le llaman consciencia algunas otras le llaman sentido común bien formado otras Leyes de naturaleza humana. Sin embargo, La diferencia de nombres no cambia su origen.

 

Saludos,

 

Carlos G.

No, señor, me disculpa pero el hecho de que usted no sepa de dónde viene el término no exime al mismo, ni a su discurso, de su carga religiosa y consecuente fundamento en el pensamiento mágico.

El orígenlo podemos encontrar en las discusiones medievales sobre el derecho, particularmente en la teoría de agustín de hipona que separa los órdenes del derecho entre el divino (la de Dios, inescrutable, que creó y ordenó al universo), el natural (la imágen de dios en el mundo observable) y el temporal (que es la ley del hombre, hoy en día, le pese o no a usted o a quien sea, la ley a secas).

Incluso la universalidad y la derivación de leyes del orden natural al temporal, están justificadas en el discurso agustiniano y, aún si su contribución a la historia del hombre fué importante especialmente para sacarnos de la miasma de la edad media en la que la rebelión cristiana y el ataque del moro sumió a occidente, ya está un tanto rebasado por el renacimiento, la ilustración y el siglo XX, aunque algunos no se hayan dado cuenta.

 

Alex,

 

Usted dice,

 En este caso me parece que tanto usted como el señor Carlos, usan la frase Ley Natural para referirse a sus convicciones morales o religiosas sin tener que explicar las razones para ellas y su adecuacion a la realidad actual de la sociedad o a la pertinencia de que sean elegidas como preceptos absolutos sobre los de nadie más.

 

Ya le explique en abundancia con argumentos lógicos y racionales sobre la imposibilidad del matrimonio gay per se. La Lay Natural aun cuando así se conoce en el Cristianismo, no es exclusiva de ninguna religión. Esta es evidente ya que todas las culturas tienen a llegar a las mismas conclusiones en términos de moralidad, sobre de estos construyen una sociedad.

 

La Ley Natural es la que  se manifiesta en las leyes de todas las culturas. Estas consideran, por ejemplo, el que robar, matar, mentir et al sea intrínsicamente malo.. La ley natural es la que nos da la certeza de que los seres humanos tiene una dignidad inalienable, que la libertad, entre muchas otras cosas, los derechos es algo que se debe de resguardar. La ley Natural Se manifiesta en el desarrollo de leyes que, mas que para limitar a los ciudadanos, los ayuda a ser personas honorables y virtuosas.

 

La gran amenaza del relativismo es que hasta hace poco el ideal humano era evitar hacer cosas malas buscando ser una persona virtuosa (vir significa hombre en latin). Ser virtuoso, entonces es la finalidad del hombre. Esto se lograba através de tener leyes que idealizaban la virtud como objetivo inculcando la habitación de la virtud. Estas leyes, como las que mencione arriba, son absolutas.

 

En nuestro tiempos las virtudes son cosa de burla, lo que antes era codiciado ahora es objeto de mofa, y la ironía es que la cultura, (libros, películas, teatro y televisión)  celebran el todo lo opuesto a las virtudes y sin embargo la sociedad exige que los políticos y los ciudadanos en general sean personas honorables!

 

Déjame darle un ejemplo de cómo se reconoce de una manera directa y de una manera indirecta pero implícita.

Por un lado, esta la Declaración de la Independencia de los EU que dice “Es evidente que todos los hombres han sido creados iguales…habiéndoles dado el Creador ciertos derechos inalienables,entre estos vida, libertad…”

 

Por el otro lado esta la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU, la cual dice, “Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”.

 

Como puede ver las dos reconocen la Ley Natural, en lo único que varían las estas declaraciones es en que la primera adjudica a Dios como el creador y por tanto soberano y dador de la dignidad y libertad humana. Esta argumento es lógico y coherente tiene una causa (Creador) y efecto (el ser humano y su dignidad por esa entre muchas otras razones yo me adscribo al primer argumento.

 

 

 

 

Saludos,

 

Carlos G.

No hay ley que se manifieste en todas las culturas todo el tiempo, Carlos, un breve análisis de la historia nos lo dice. La primera rebelión cristiana fué violentamente aplastada, de ahí en adelante, la conquista de Roma por el cristianismo estuvo anegada de sangre. Los cristianos apedrearon judíos cada vez que pudieron. Y todo esto pese a un no matarás y el mensaje de amor universal de cristo.

Vamos, el mismo sisma moral y ético entre el antiguo y el nuevo testamento está ahí como evidencia de que no hay valores universales y eternos: las cosas cambian, con ellas la ética cambia.

De un jehová perverso, que pide hijos de sus profetas en sacrificio, que manda a moisés asesinar a todos y cada uno de sus enemigos, niños incluídos y mujeres "para su uso", a un cristo de amor que viene a expiar los pecados de todos... hay más que un caminito ético, no le parece?

Desde qué pedestal me viene usted con su pretención de valores universales, absolutos y eternos que no puede justificar en ningún momento de la historia natural del mundo y ni siquiera en la biblia?

Ni el asesinato es un valor universal: en eeuu hay pena de muerte, en inglaterra hay pena de muerte. En algunos condados norteamericanos el matrimonio gay está permitido, en otros la sodomía es ilegal y se define no como el sexo homosexual, sino como cualquier cosa que no sea sexo heterosexual frente a frente con el propósito de procrear (es decir, el sexo oral está prohibido, aún entre personas de sexo distinto). En Iran, por su parte, hace un par de años colgaron a dos adolescentes varones por coger, como hacen todos los días muchísimos adolescentes mexicanos que ni siquiera son homosexuales, sino que experimentan en su juventud.

¿Y?

Cual ley natural universal y eterna? Ninguna, esto es falso, no se sostiene en ningún momento de la historia. Creer en tal cosa es simplemente eso: creer.

La ética es el conjunto de reglas que podemos derivar, de lo que vemos, para vivir mejor en comunidad. Eso es todo. La ley es, al menos en teoría, también el resultado del mismo proceso (con una burocracia a cuestas). Conforme la realidad cambia, la ética y la ley deben cambiar. Conforme nuestro conocimiento del mundo cambia, la ley ya la ética cambian, contra toda su creencia en la universalidad de otras leyes que deriva de entelequias que simplemente no son observables, dado que la experiencia divina no es transferible.

Mejor vamos respetandonos como seres humanos, no le parece? Qué tal la regla básica: no hacer a los demás lo que no sufriríamos en nuestra propia carne.

Ese creo que es el mejor principio. No es universal, nos ha costado muchísimo llegar a este principio y es, creo que hasta el momento, lo mejor que tenemos y creo que si lo probamos en la realidad, encontraremos que es un buen principio, que es decir, del que se derivan buenas leyes.

Alex,

 

Con esta me despido,

 

Usted comete los mismos errores que cometen los que por alguna razón u otra los critican al cristianismo, y están en todo su derecho. Su argumento escontra del cristianismo es típico  pero no es preciso y eso es fácil refutarlo.

 

Argumento A

 

“Un Jehová perverso que pide a hijos de sus profetas, sacrificio que manda a Moisés a asesinar a todos y a cada uno de sus enemigos”

 

Dentro del contexto Bíblico el sacrificio y la entrega absoluta a la voluntad de Dios es bastante consistente aun cuando los medios varíen. En el cristianismo el objetivo final no esta en tener justicia perfecta en esta vida, sino en la que viene. El hecho de que Dios haya exigido sacrificios hasta de ofrecer la vida no es incoherente ya que es el creador el que da la vida a los humanos y ofreció la vida de su hijo como sacrificio en una manifestación de su esencia. Segundo, un sacrificio por mas brutal que sea es como una cachetada comparado con la vida eterna.

 

Argumento B

 

Usted habla de que la conquista de Roma por los cristianos fue bastante violenta y sangrienta. Este es solo uno de muchos los argumentos que atentan desacreditar el Cristianismo, Voltaire (El problema del mal) y Nietzsche (La genealogía de la moral) entre otros, también tienen argumentos interesantes.

 

Su argumento es que la conquista de Roma fue sangrienta y violenta a pesar del mandamiento “no mataras”. El problema con este argumento es que el enfoque esta equivocado usted mismo hace referencia al mensaje universal “no mataras” de Cristo. Cuando los Cristianos no obedecen este u otros de los mandamientos no estan representando el Cristianismo si no su humanidad. El problema es asumir y adjudicar al cristianismo los comportamientos no cristianos de sus seguidores.

  

Aun cuando no soy tan joven como para saber todo, cabe mencionar que para entender, en lo que cabe, el Cristianismo hay que tener en cuenta cosas como la omnipotencia de Dios, la redención, y nuestra capacidad intelectual limitada. El Cristianismo es una combinación racional y de fe ya que Dios se revela en su creación. En mi caso en particular, créame, fue la razón y no la fe  lo que me llevo a discernir legitimidad del Cristianismo.

 

Claro si tiene mas argumentos encontra del Cristianismo habría que preguntarle a un teólogo.

 

Ahora, no estoy en ningún pedestal al hablar de la naturaleza absoluta de la lay natural ya que esta se manifiesta por si sola. Sus propios comentarios y convicciones usted prueba mi punto y al mismo tiempo refuta sus argumentos de que todo es relativo.

 

Usted ha escrito varios párrafos “refutando” mi afirmación de leyes universales y sin embargo concluye su argumento, proponiendo una ley que es irónicamente un Maxim la ley mas antigua de la humanidad o como usted dice “ la regla básica: no hacer a los demás lo que no sufriríamos en nuestra propia carne” [1] y que no tiene un origen en algún sitio en particular pero que las culturas mas antiguas las han usado como un método universal para resolver y evitar conflictos!! Y para establecer leyes.

 

No solo eso, sino que usted agrega que de esta ley  “derivan buenas leyes” usted como todo el mundo tiene una nocion e inclinación de hacer el bien, esto ha llevado a los seres humanos durante la historia a reconocer tener una noción cada vez mas clara de lo que es bueno resultando en que como dice usted “haciendo progreso” teniendo en mente el bien universal. Esto es precisamente la base de la Ley Natural (vea Ley Natural de T. Aquino comenzando con la pregunta 90).

 

La Ley Natural se manifiesta también en la mayor premisa de su argumento ya que esta prescribe que todos los seres humanos tenemos una inclinación para hacer el bien. Usted asegura que estamos haciendo progreso desarrollando “buenas leyes”, cabe notar que en muchos casos, como el concepto de "bueno" se confunde -como las leyes racistas- pero que por su propia naturaleza el hombre discierne categoricamente que leyes asi no son legitimas.

 

Como puede ver la La ley Natural se esta manifestando en sus ideas, ya que usted tiene un concepto de lo que es bueno. No solo eso si no que usted lo afirma cuando hacegura que estamos haciendo progreso lo cual significa que usted tiene una nocion clara de la meta de las leyes: el bien comun! 

 

Para terminar ¿me pregunto que dirían estos revolucionarios si acerca del la re-definición del matrimonio? [2].

 

 

Saludos,

 

Carlos G.

 

 

[1] http://en.wikipedia.org/wiki/Golden_Rule

 

[2] http://www.kalipedia.com/kalipediamedia/historia/media/200805/12/hismexico/20080512klphishmx_24_Ies_SCO.jpg

 

"[...] para entender, en lo que cabe, el Cristianismo hay que tener en cuenta cosas como la omnipotencia de Dios, la redención, y nuestra capacidad intelectual limitada."

Luego:

"En mi caso en particular, créame, fue la razón y no la fe lo que me llevo a discernir legitimidad del Cristianismo."

Si para entender algo, hay que tener una capacidad intelectual limitada a priori, prefiero no tener que entenderlo: a lo mejor me pierdo de mejores cosas si me someto a tal requerimiento. Por otra parte, la contradicción es obvia: cómo puede ser la razón la que lo lleve a conclusiones si acepta de antemano que su capacidad para la misma es limitada.

Pero no se trata esto de la fe, estimado amigo, sino de una cuestión muy simple: vamos a suponer que su "ley natural" existe y es absoluta y eterna. Lo que usted no ha podido probar, es que el matrimonio homosexual como acto social sea lesivo para el público, la sociedad o el pueblo.

Simplemente no lo ha hecho en ningún momento, más allá de mencionar de pasada a su perro firulais y al ying y el yang, dibujos y animalitos muy lindos, pero definitivamente no son prueba razonable que nos invite a definir las uniones homosexuales como tales y no como matrimonios.

Y no lo ha hecho, porque no se puede desde donde usted está. Su "argumento" es mera aversión, no ha desarrollado las razones por las que considera pernicioso el acto homosexual como vía para la expresión amorosa familiar entre dos y, por tanto, no es un argumento contra el matrimonio homosexual en su sentido moderno. Es un rechazo irracional contra la homosexualidad como tendencia, una intuición interna de su parte, algo que usted "siente", no algo que usted rechaza por buenas razones, dado que no las ha aportado.

En fin, que no es su razón la que habla, de nuevo, sino su fe.

Y me queda claro porqué, estimado amigo: si de entrada se exige a usted mismo recordar lo limitado de su capacidad intelectual para atacar  temas como la moral y el bien público, pues no puedo yo ni nadie exigirle que llegue a conclusiones siquiera revisables en la historia o congruentes con la realidad. Le ofrezco una disculpa por haberlo intentado: peras al olmo.

Alex, Alex, hay que mantener la compostura. Ya le explique de una y otra forma porque el matrimonio homosexual es imposible, no puede ser igual al que un heterosexual. Déjame explicarle de una manera lógica una vez más:

 

 

 

 

Para fines de claridad y precisión vamos a decir la A representa al hombre, y B ala mujer.

 

A y B tiene cualidades innatas como,

 

Psicológicas,

Emocionales y

Espirituales

Físicas

 

Estas cualidades son propias de cada sexo pero fundamentalmente diferentes entre si.

 

El matrimonio como se define ahora es entra una persona A y una persona B estas por sus cualidades propias de su sexo se complementan mutuamente en todos estos aspectos y es algo que se manifiesta armoniosamente en las cualidades físicas y propósito de sus órganos sexuales.

 

 La naturaleza o Dios  y no yo, fue la que predispuso el orden de los órganos sexuales así como también el de las cualidades diferentes entre A y B. Estos fueron diseñados con funciones propias y solo se pueden actualizar cunado se usan para el propósito para el que fueron creadas. Cualquier otro uso es obviamente una corrupción  o un mal uso (ej, el ano no es un órgano sexual) la naturaleza predispuso el orden de los órganos sexuales de una manera clara y con un objetivo obvio. El complemento que se logra através de estas diferencias, incluyendo la física, es la esencia de matrimonio o de la unión en este contexto.

 

Ahora, con la redefinición del matrimonio en el que  A + A o B + B se dice ser matrimonio. La unión de A y A o By B no tiene las mismas características, por razones lógicas, que las de A y B por tanto lógicamente no tiene la misma esencia aun cuando su nombre legal sea el mismo por consecuencia aun cuando tengan el mismo nombre son inherentemente distintos.

 

Entonces, aun cuando se redefina la definición del matrimonio legalmente una y otra vez esta claro que una matrimonio de A y B y uno entre A y A  son diferentes el lo mas fundamental: su esencia!  Y eso es algo que esta fuera de la jurisdicción de las leyes u opiniones.

 

En otra nota,  ya explique con evidencia lógica e racional mi posición acerca del asunto. En ocasiones usted mismo valido mi argumento con sus refutaciones non sequitor - hablando de esto, arriba usted dijo enfáticamente “a nadie le interesa forzar a las iglesias a casar homosexuales  a qui hay mas evidencia de lo opuesto, ponga atención al cuarto párrafo [1]

En ausencia de contra-argumentos lógicos usted trata de desacreditar mis argumentos con el típico cliché de de que “manifiestan mis convicciones religiosas”, haciendo comentarios condescendientes o que mi argumento es una mera “aversión” a los matrimonios homosexuales…. por favor! Eso me acuerda de la Alegoría de la Caverna de Platón [2].

 

De mi parte le agradezco sus comentarios han sido de utilidad en mi jornada intelectual.

 

P.D. Usted es un ávido lector, hay un libro que creo le gustaría…no, no es de teología, si le interesa  yo con gusto se lo envío.  

 

Anonima: si ha continuado leyendo, le recomiendo que lea La Etica de Aristóteles, es una lectura densa pero excelente, es un libro que todo mundo debería de leer.

 

 

[1] http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/europe/denmark/9317447/Gay-Danish-couples-win-right-to-marry-in-church.html

 

[2] http://www.webdianoia.com/platon/textos/platon_caverna.htm

Como última acotación, creo que merece la pena resaltar un asunto en el que sí coincidimos: me parece que obligar a las iglesias a casar homosexuales es un exeso, sea donde sea que se haga. Como me parece un exeso de las iglesias el intentar evitar que se reconozca el matrimonio homosexual frente al estado.

Ambas esferas deben respetarse mutuamente.

Si usted pudiera decir que está de acuerdo en lo segundo, llegaríamos a un acuerdo: defendería yo hasta la muerte el derecho de las iglesias para casar o no a quien les diera la gana. Pero no lo está ni lo estará jamás...

Es la naturaleza de las cosas divinas el ser impositivas por sobre quienes las comparten y por sobre quienes no las comparten. Inventan conceptos que entienden como absolutos y por tanto aceptan de antemano los principios que de ellos emanan y esperan que todo mundo se someta a su ejercicio espiritual personalísimo.

Y no. Yo no. La mayoría del mundo, tampoco.

Gracias, Sr. Gamboa.

Se fija cómo simplemente estamos mareando la perdiz, mi estimado?

Cual es la escencia que quiere proteger? La de los homosexuales que se quieren casar? Porqué habrían ellos de someter su esencia a la protección de sus leyes naturales, Carlos? Se quieren casar y ya: no le parece  evidencia suficiente de que su esencia es, precísamente, tal que tienen muchas ganas de casarse? La gente hace lo que hace y desea lo que desea, no lo que usted imagina que desea, ni lo que usted imagina que hace. Por ejemplo, algunas estadísticas contradicen sus intuiciones. Si mal no recuerdo, el NHS encontró en un estudio de práctica sexual que aproximadamente la mitad de los homosexuales varones no practican el sexo anal, sino el sexo oral. Por otra parte, va a estar muy interesante la forma de aprobación para el contrato matrimonial si usted logra imponer sus ideas, porque va a tener que preguntar a la gente qué tanto y cómo le gustaría tener sexo, para ver si debemos o no aprobarles su matrimonio.

Entronces a quien quiere proteger? A los heterosexuales que se quieren casar? Pero si ellos quieren casarse y, presumiblemente, tener sexo anal, oral, vaginal, masturbaciones mutuas y threesomes consensuados con personas del sexo opuesto (bueno, más o menos, porque el threesome 2 mujeres 1 hombre es muy popular y por alguna razón nunca se incluye en estos debates antihomosexuales...) y lo quieren y hacen antes, en algunos casos durante y, con alguna suerte después, del matrimonio. Esa es alguna de la gente que acude al matrimonio y viola cada que puede la "ley natural" absoluta, universal y eterna que usted propone aquí y que, disculpe señor, simplemente no coincide con el comportamiento humano mayoritario, ni tampoco con la práctica sexual común del humano.  Ni la actual ni, presumiblemente, la de ningún momento de la historia del hombre.

Por otra parte, qué de la esencia de los heterosexuales está en peligro por abrir el contrato matrimonial a parejas homosexuales que, por otra parte, existen desde siempre y crían niños y niñas desde siempre, por cierto, bastante mejor y con menores peligros que en algunas escuelas Irlandesas que, sospecho, en lo filosófico coincidirían con usted.

Lo que usted describe como "ley natural" expresa un deber ser, Carlos, lo que usted querría que fuera, no lo que es. Para que la aceptemos como buen precepto para crear leyes, limitar derechos o excentarnos de extenderlos, tendría usted que probar que lo mejor es imponer la práctica sexual como aquí la describe, y que cualquier otro tipo de sexo es malo. Me temo dos cosas: 1) que su propuesta no va a ser muy popular, especialmente entre los heterosexuales (los homosexuales están acostumbrados, históricamente, a mucho peores ataques a su libertad) y 2) Que aún quienes le digan que si le creen, los homosexuales y heterosexuales en la cama harán de su culo y el de su pareja, un papalote y se seguirán casando con o sin su anuencia.   (1 y 2, me temo, son realidad estadística allá afuera).

Por otra parte, abandone por favor sus eufemismos: identifique con claridad a la entidad que pretende protejer en principio. Cual es la fuente de la escencia que usted señala vehementemente que merece y necesita urgentemente de protección? Cuales sus manifestaciones sociales y materiales? No se refiere, en el fondo, a que usted cree que la moral sexual debiera permanecer en la esfera de lo hierocrático, lo misterioso y lo prohibido, que es decir, de las religiones? Yo creo que si, pero no sé porqué le da tantas vueltas a las cosas: dígalo en voz alta, para que escuche como suena...

Hasta entonces, Carlos, porque de otro modo simplemente estamos en una capítulo extra de Alicia en el País de las Maravillas: paseando por los recovecos de su muy personal imaginación, amigo mío, y no hablando de una sociedad que exije un marco legal que le valide a sus amigos, a sus hermanos, a sus hijos, a sus padres y a sus seres queridos.

Una que entiende que el trato que a los homosexuales se ha dado históricamente, justificado precísamente en su argumento sobre la ley natural, les ha dado de manera prácticamente exclusiva, el lugar del prostituto en la sociedad y es un lugar que no se merecen. 

Las cosas ya cambiaron. Les guste o no les guste, las iglesias no son dueñas ya del culo de la gente. A Dios gracias.

Y mire, no quiero extenderme más, pero si gusta le pongo aquí la lista de terribles leyes que se justificaron con este pretexto de la "ley natural" durante toda la historia. Son cientos de torturas, desgracias e injusticias, muchísimas de ellas precísamente contra los homosexuales pero muchísimas más, contra la mujer.

Yo digo que ya chole, pero si usted gusta, entramos en materia... 

Otros tantos quisieran "validar" su amor a los niños, a las vacas, al látex, a los zapatos...
¿De una vez los casamos? Es un poco cursi que anhelen entrar en una institución conservadora, comprometida, en contacto con una trascendencia... ¿Para qué quieren una farsa, un teatro, si pueden inventar sus propios rituales de la misma forma como "hacen lo que se les dá la gana? Podrían inventar su propio sentimentalismo frívolo y conmover a sus amigos, respetando la diversidad y convicciones de los demás, ¿No?

Es muy raro que un hombre se case con otro hombre que se porta como mujer y es más femenino que muchas. ¿Le gusta o no el mismo sexo? ¿Le gusta el mismo sexo pero que parezca del otro y disimule el propio lo mas posible? A una mujer que le gusta una marimacha tosca, entonces si le gustan los hombres, pero a través de una mujer??? Para que quieren la bendición y el sacramento de algo tan confuso y absurdo???????? Su choro mareador y de otros gays no pueden responder nada de esto.

"Su choro mareador y de otros gays no pueden responder nada de esto."

No? 

Bueno:

Humanos, adultos y con capacidad de consensuar relaciones sexuales y amorosas de pareja:

Personas de cualquier tipo o preferencias.

No humanos adultos y sin capacidad de consensuar relaciones sexuales y amorosas de pareja:

Niños, vacas, latex (aunque ayuda, a homosexuales y heterosexuales, para no contagiarse de enfermedades)... ah! y los zapatos.

-

Espero que sepa usted discernir la diferencia. No vaya a ser que equivoque el sentido de sus deseos y termine con un no humano, no adulto o ente sin capacidad de consensuar con usted relaciones sexuales y amorosas de pareja.

Con respecto a las razones de aquellos que quisieran casarse, eso no me corresponde a mi acotarlo. Ni a usted ni a carlos, dicho sea de paso. La gente heterosexual se casa por cualquier cantidad de idioteces y no la veo a usted ni a carlos quejarse de ello. 

Me parece que si son honestos en sus planteamientos son ustedes quienes debieran exigir una reforma al matrimonio para limitarlo. Debiera ser sólo para quienes pueden y quieren procrear, sólo para los que demuestren que pueden dar una familia con los mismos valores que ustedes enarbolan y sólo para aquellos que nunca cogen de otra forma que las aceptadas por algun reglamento.

Me temo que tendría, desafortunadamente, el resultado que ustedes tanto temen de estas otras reformas que se están dando: nadie se casaría, caray.

Pero bueno. Cada quien su cotorreo y las razones de sus convicciones. Hay quien decide expresarlas, hay quienes no. Y ya.

Sr. Borges:

1.- No fueron dos cosas sino 4, pero está bien.

2.- En efecto, nadie me ha acusado, pero, entonces, ¿no puedo decir lo que opino si no antes me ha acusado de algo? A usted tampoco lo han acusado de nada y expresa cuanta opinión es de su agrado. Así es, nadie me ha atacado por lo tanto no me he defendido y si he utilizado tanto espacio en mi inserto para el tema de mi no homofobia será porque me cuesta trabajo ser breve y concisa, espero me comprenda.

3.- Qué bueno que me dice "qué bueno" a algo.

4.- Todos los "logros" legales, en dondequiera que se hayan dado, de la comunidad homosexual (grupo minoritario de la sociedad, perdóneme si insisto) en cuanto a la redefinición del contrato matrimonial, por ejemplo, son una imposición a la mayoría que no es homosexual, por cierto. El punto es que esa mayoría, com antes también he dicho no se expresa. En cuanto al aspecto religioso, cualquier religión basada en la Biblia no los va a aceptar. En ese caso tendrán que hacerse a la idea de establecer su propia iglesia con fundamento en cualquier cosa menos en la Biblia. 

5.- Así mismo, Sr. Borges, usted opina que la frase Ley natural la he utilizado, al igual que Carlos Gamboa, para referirme a convicciones morales o religiosas porque usted, sí, usted así lo cree y lo manifiesta esgrimiendo o no razones aceptadas o aceptables para otros, y ese es su derecho también. Qué bueno que tenemos libertad para opinar, qué bueno que existan estos espacios, por ejemplo para expresarnos. Qué bueno que tengamos opiniones. Las opiniones que podamos tener nos dan libertad por el puro hecho de poder ejercitar esa nuestra libertad, pero también, como consecuencia (¿natural?), establecen un límite a otras convicciones. Ni López Obrador ha podido ser dos personas diferentes al mismo tiempo, o es beligerante o es amoroso pero no las dos cosas, toma su tiempo para mostrarse de una forma y luego de la otra. No tengo convicciones de índole moral ni religiosa para creer que existe un orden natural, no me parece que deban tener relación necesariamente. El cambio climático, por ejemplo es un desorden en la naturaleza y no tiene ninguna relación ni moral ni religiosa. También puede tomarse como precepto absoluto el que usted niegue el orden natural de las cosas. Así como comprendo que en mucho me equivoco, y mucho no entiendo de la vida (y su "orden natural"), también puedo entender que lo mismo les pase a otros ya en un sentido, ya en otro. Me parece que no seré testigo de lo adecuado o lo inadecuado de cualquier trato que se les esté dando a los homosexuales en la actualidad o de las "adecuaciones" sociales. Antes le he dicho, sin mediar permiso o ataque (jeje) para ello, que hay muchas cosas para las que no encuentro explicación. Ésta, la de la homosexualidad es una de ellas. No la entiendo y no la veo correspondiente a la "ley natural". Hay personas que nacen deformes, por ejemplo, con un dedo de más, con paladar hendido y, todo eso, podríamos considerarlo "natural" por lo frecuente de su aparición, pero en todo caso, no adecuado para el funcionamiento "normal", "natural" (por general) de cada órgano. Así también hay personas esquizofrénicas, bipolares, bulímicas, anoréxicas etc., etc., condiciones cada vez más naturales pero no creo que adecuadas, permítame llamarles así, para obtener una conducta "normal" como corresponde a la generalidad.

Un placer encontrarlo y encontrarlo tan tranquilo. Saludos.

 

Dice usted:

"4.- Todos los "logros" legales, en dondequiera que se hayan dado, de la comunidad homosexual (grupo minoritario de la sociedad, perdóneme si insisto) en cuanto a la redefinición del contrato matrimonial, por ejemplo, son una imposición a la mayoría que no es homosexual, por cierto. El punto es que esa mayoría, com antes también he dicho no se expresa. En cuanto al aspecto religioso, cualquier religión basada en la Biblia no los va a aceptar. En ese caso tendrán que hacerse a la idea de establecer su propia iglesia con fundamento en cualquier cosa menos en la Biblia."

Cómo probar entonces que es una imposición, si a la mayoría parece no importarle? Si fuese una imposición negativa y terrible, a la mayoría, me parece a mi evidente, le importaría, no?

Y luego, claro, están las encuestas de Gallup: al menos en EEUU, la mayoría está a favor del matrimonio homosexual. Por una cosita de nada, pero ya son mayoría...

Gracias por responder, aunque no le entendí su problema con el anonimato. Atrevase a prohibirlo, mientras tanto no se haga la víctima, no es usted un escritor ni se si llama Juan de los Palotes ni cual es su IFE. Es una vergüenza que tan progre me feminize. Si quisiera publicar mis datos, lo haría igual que a usted. Creo que puede solicitar mi correo pero no se lo recomiendo.

Si usted se presenta como anónimo, porqué no he yo de elegir su género? Ande, más allá de sus cabriolas, discuta el tema y refute o acepte que no tiene respuesta inteligente a lo que le planteo.... o corra....

Zacatito pal conejo?

No, no me entusiasma su monologo encañonado. Le sugiero una carrera de metalero donde pueda ganar algo de propinas haciendo lo que ya hace con su nerviosismo.

Zacatito pal conejo.

 

Entonces Romántica: ¿para que inicia una conversación?  (lo siento, sus manierismos y redacción son inconfundibles).  ¿No puede contener su impulso de regañar a Alex y después se hace la digna si este se pone de respondón? De todas formas, ya conocemos su punto de vista, muy progre y muy de izquierda, pero eso si, bien homofóbica.

¿A quién trata de convencer? ¿De qué? ¿Para qué?
Ya le llegarán la auto superación y auto convencimiento cuando no se esfuerce tanto y viva su condición sin tratar de justificarse, hombre. A los demás no nos interesan sus traumas disfrazados de retórica cool. Estamos hasta la madre de la ortodoxia desoladamente histérica: Busque su grupo y encuentre la dignidad, sin pedir permiso (¿o exigirlo?)
para vivir como mejor le plazca.

Qué linda manera de responder: desde el anonimato y ad-hominem. Le respondo de cualquier modo:

¿A quién trata de convencer?

A mi interlocutor que, a diferencia de usted, escribe bajo su nombre o así lo supongo.

¿De qué?

Con el objeto de mostrar que sus argumentos son débiles peticiones de principio.

¿Para qué?

Para lo mismo que mi interlocutor escribe: discutir como ciudadano.

No sé de qué autosuperación y autoconvencimientro habla, estimada Romántica, lo que sí se es que las cosas ya cambiaron y hay quienes reaccionan negativamente a esos cambios pues les causan, a ellos y ellas si, ciertos traumas.

Es menester entonces acercarse a estos, los que expresan preocupación por el declive de la civilización occidental, para intentar explicarles que existe la perspectiva, quizás mejor fundamentada que la suya, de que no necesariamente es esa la dirección de estos cambios sino al contrario.

Por lo demás, le ruego no me agreda desde el anonimato (cuando menos use el Romántico Parapeto que usa desde hace años): le descalifica de inmediato para hablar de dignidad.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación