El Papa argentino

El 13 de marzo de 2013, el Vaticano anunciaba la elección del sucesor de Joseph Ratzinger como Sumo Pontífice de la Iglesia Católica. ¡El primer Papa americano de la Historia! ¡Y es argentino! La reacción de los argentinos estalló en las calles, en los medios, en las redes sociales. Sin embargo, en un país tan dado a la grandilocuencia y a los extremos, la elección de un Papa compatriota suscitó más polémicas y enfrentamientos que comuniones de alegría.

La profunda división que asola al país entre los que profesan la nueva fe nacional y popular y los que odian al Gobierno impidió que la designación de Francisco I se leyera en términos más trascendentales que los de una interna doméstica: una mala noticia para el Ejecutivo nacional, una gran noticia para sus detractores. A quienes no comulgan con el Gobierno les alegró el día porque el nuevo Papa, como arzobispo de Buenos Aires, fue un destacado opositor a la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner. Los seguidores de la mandataria vivieron la designación como una derrota. Los activistas cibernéticos kirchneristas intentaron hacer pasar por Bergoglio a un cura que se veía de espaldas mientras daba la comunión al dictador Jorge Rafael Videla. La foto se viralizó rápidamente en las redes sociales. Era falsa.

Los responsables del campo de detención ilegal de La Perla, donde durante el régimen de terrorismo de Estado que gobernó entre 1976 y 1983 se asesinó, se torturó y se hizo desaparecer a personas, fueron al juicio que se celebra en su contra con escarapelas con los colores del Vaticano, celebrando la designación del Papa argentino como un triunfo propio.

A Bergoglio, los partidarios del Gobierno lo acusan de no haber reclamado con suficiente ahínco la liberación de dos curas jesuitas secuestrados durante esa época. Esto último fue negado por Bergoglio, quien dijo haber hecho todas las gestiones que pudo en favor de estos sacerdotes, liberados tras cinco meses de secuestro. El destacado activista por los Derechos Humanos Adolfo Pérez Esquivel (Premio Nobel de la Paz en 1980) salió en defensa de alguien tan alejado ideológicamente de él como Bergoglio, diciendo que ni fue cómplice ni mantenía relaciones con el Gobierno de facto.

Así están las cosas en Argentina. Nuestras internas son más importantes que un acontecimiento de trascendencia mundial. Nos creemos el ombligo del mundo. En realidad somos otra cosa. En su primer discurso público, Francisco I dijo que le habían ido a buscar “al fin del mundo”. Habrá pensado “el culo del mundo”, pero no podía decirlo así.

Parece ser un hombre normal, que vivía en un departamento normal, que se cocinaba y viajaba en transporte público como un hombre normal. Aunque tenga opiniones anacrónicas. Aunque no tuviera un comportamiento heroico durante la dictadura que lo podría haber llevado a la muerte: eligió cuidarse. Hay quienes dicen que, sin haber sido un militante, sí escondió y ayudó a perseguidos, como hicieron tantos y tantos argentinos anónimos.

A muchos nos hubiera gustado ver un Papa más moderno, enemigo del celibato o defensor del matrimonio homosexual, pero no hay que perder de vista que estamos hablando de la Iglesia Católica Apostólica Romana. ¿Pretendemos que el nuevo Pontífice salga ataviado con una sotana con la bandera del arco iris? El flamante Francisco I,  conservador en lo doctrinal, dista mucho de ser un reaccionario en otros campos, como en el acercamiento de la Iglesia a quienes, en teoría, son su razón de ser: los más desposeídos.

Y pese a ser un notable antikirchnerista, recibió calurosas felicitaciones públicas del presidente interino  de Venezuela, Nicolás Maduro, y del mandatario ecuatoriano, Rafael Correa. Maduro dijo que el recientemente fallecido Hugo Chávez influyó desde el Cielo en la designación del primer Papa latinoamericano. Nos despejó así una duda: Chávez todavía no se ha reunido allí con Néstor Kirchner.

 

 

Comentar ›

Comentarios (7)

Mostrando 7 comentarios.

Quiero pensar que el nuevo papa

es una suerte de Nazarin...

https://www.youtube.com/watch?v=joGGitsS05k

Así describe al Papa Francisco alguien que lo conoció:

"Un estilo jesuita, austero, muy de escucha y de callar. Hablás con él y te sentís escrutado, como que taladrara más allá de lo que decís.. Escucha y da respuestas muy claras... Piensa lo que habla, pero manifiesta el desacuerdo con toda claridad. ¿Su gran crimen? Que aprovechaba el Tedeum para hablar de las cifras alegres de la dinastía Kirchner, de aquellos a quienes les gustan las luces del poder pero no ven el dolor de su pueblo. Se los dijo de frente".

Y esto ha expresado el Rabino de Buenos Aires, Sergio Bergman:

"Bergoglio es maestro. Fiel a mi raíz judía y mi vocación rabínica, dentro de mi comunidad de origen y en la comunidad de destino que es la sociedad argentina toda, encontré en quien fue ungido Sumo Pontífice a un maestro que me escuchó, me orientó y aconsejó sobre cómo desplegar mi vocación de servir, tanto al Creador como a sus criaturas en el desafío del bien común.

Desde su prólogo en mi libro Argentina ciudadana, hasta sus prédicas en las solemnes festividades en el Templo de la calle Libertad, cada encuentro, cada instante de su presencia fue una referencia.

Siempre destaco su vocación de rabino. Como cardenal primado enseñó a recuperar la raíz judía de la cristiandad y proyectó desde la Iglesia la dimensión universal de escribir, en la prosa de los días, esa poesía de quien para poder ver transformada la realidad debe seguir las enseñanzas de este pastor de almas, mi maestro, rabino, amigo que me dio el ejemplo de creer para poder ver.

En la admiración y gratitud por su enseñanza, elevo mi corazón en oración para que el logro de esta nueva dimensión, ser un nuevo faro desde el Atalaya, con su visión inspirada en el Padre de todos, nos guíe, como sus hijos y hermanos que somos, a un mundo mejor".

Tal parece que no va a entretener a nadie, que no va a ser un Papa de la farándula.

“Our politics, religion, news, athletics, education and commerce have been transformed into congenial adjuncts of show business, largely without protest or even much popular notice. The result is that we are a people on the verge of amusing ourselves to death.”
Neil Postman.

Si el Papa no defendiera los paradigmas esenciales del catolicismo : la familia , las relaciones de parejas heterosexuales , los hijos , etc. , estaría en franca decadencia la iglesia Apostólica. Los populistas : Chávez , Maduro , Cristina K , otros , utilizan a la democracia para eternizarse en el poder promoviendo el aborto, los matrimonios gay, la adopción de niños por parejas homosexuales , etc. Una modelo que tiene su norte en la dictadura cubana , es decir , entronizarse en el poder promoviendo temas políticamente correctos . En el caso argentino , la señora Cristina K , debe pensar en Francisco como el primer Juan Pablo II : un cruzado en contra del totalitarismo. Qué aspirante a dictador montado en la ola de la democracia no reaccionaría ante tal amenaza ?

Si el Papa no defendiera los paradigmas esenciales del catolicismo : la familia , las relaciones de parejas heterosexuales , los hijos , etc. , estaría en franca decadencia la iglesia Apostólica. Los populistas : Chávez , Maduro , Cristina K , otros , utilizan a la democracia para eternizarse en el poder promoviendo el aborto, los matrimonios gay, la adopción de niños por parejas homosexuales , etc. Una modelo que tiene su norte en la dictadura cubana , es decir , entronizarse en el poder promoviendo temas políticamente correctos . En el caso argentino , la señora Cristina K , debe pensar en Francisco como el primer Juan Pablo II : un cruzado en contra del totalitarismo. Qué aspirante a dictador montado en la ola de la democracia no reaccionaría ante tal amenaza ?

una verdadera decepción la elección de francisco, el pobre de buenos aires, decepción para quienes siguen esperando que todos y cada uno de los seres humanos nos aliniemos a la dictadura del relativismo a la dictadura del unipensamiento relativista... pero, aún habemos católicos, enajenados, debiles mentales como quieran llamarnos, que nos enorgullecemos de la elección del nuevo papa

Brillante el comentario de Anónimo.

"A muchos nos hubiera gustado ver un Papa más moderno, enemigo del celibato o defensor del matrimonio homosexual".

A mí me gustaría que la FIFA se modernice. Que el portero ya no sea un jugador disminuido que sólo puede usar

sus poderes en el área. Que se reconozca que todos los jugadores pueden juzgar una jugada y no sólo el árbitro.

Es más, que todo el estadio vote democráticamente si fue o no penalti. Que se juegue con 10 balones para que

la emoción no se reduzca a una sola sección del terreno de juego. Con los partidos tan aburridos que se dan

útlimamente lo único que logran es perder seguidores...

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación