Alejandro Aura

Leer más

Soneto con pie quebrado

Miro mis pies desde la perspectiva que me da el estar sentado en la cama con dos almohadas en el respaldo y la página blanca sobre las piernas y la pelvis, lo que universalmente se ha…
Leer más

Dejen en paz al tabaco

Vino mi amigo José Sanchis, a quien tanto quiero, a casa, y como todos mis demás amigos hacen desde hace medio año, se abstuvo de fumar, hasta que, al aroma del café, la apetencia lo obligó a…
Leer más

Un caso extraño

Declaro, de entrada, que no creo en lo sobrenatural; sin que sea yo un furibundo defensor de lo que llamamos la realidad, siempre me ha parecido que todas las cosas que ocurren tienen algo…
Leer más

Llegar a puerto

Qué habrá pensado, pienso yo, el capitán surcoreano de ese barco congelador llamado Wisteria, que atracaba en A Coruña, en el puerto de Santa Uxía de…
Leer más

Polizones

  Qué habrá pensado, pienso yo, el capitán surcoreano de ese barco congelador llamado Wisteria, que atracaba en A Coruña, en el puerto de Santa Uxía de…
Leer más

Futón con garantía

No lo puedo creer. Ya sé que es lugar común decir “no lo puedo creer” cuando algo sobrepasa la media de comportamiento esperado de los demás o simplemente de…
Leer más

De luto el corazón

Estoy oyendo un disco de Olimpo Cárdenas que acaba de llegar a mis manos, unos amigos me lo trajeron de México junto con varios de danzones que les encargué, aunque…
Leer más

La edad de la ciruela

En general, como sucede a muchos profesionales, tengo mis reservas cuando voy al teatro; sufro todo lo que en mi opinión está desaprovechado o mal dicho o mal entendido, mal…