Instituto de Señoritas Calentonas

AÑADIR A FAVORITOS

¿Alguien ha dicho algo sobre IMDINB, el último libro de Gerardo Deniz? Arriesgo una respuesta: nel. Deniz está condenado a tener lectores secretos, y esa será su gloria secreta. Se ha dicho mucho, pero no demasiado, que detrás de la intimidante capa referencial que lo caracteriza hay un poesía narrativa, sabrosa y no pocas veces hilarante. Incluso cachonda. Todo ello es cierto, pero para verificarlo hay que entrarle. No muerde.

Ahora tenemos IMDINB (editado magistralmente por Roberto Rébora y Taller Ditoria, como es costumbre), que no es un libro de poemas sino una novelita o un cuentote. Él lo llamaría textículo. En él, Deniz le da vuelo a una de sus más caras obsesiones, pues el libro trata de ¡un instituto de señoritas calentonas! Son astrólogas, duchas en ommmmms, conocimientos arcanos y viejos tractatus zodiacales. Tienen una pitonisa y gurú: Clema, que levita y se desdobla a placer. Y les pasan cosas que no voy a contar aquí. Baste imaginar a Deniz levantando ese microcosmos de la nada, salivando ante la creación de sus nínfulas, sus laboratorios y bibliotecas.

Aunque de inmediato pensamos en el colegio de señoritas de Salvador Elizondo, e incluso (por otras razones) en el Instituto Benjamenta, de Robert Walser, lo cierto es que este libro ha abrevado notablemente en las páginas del Marqués de Sade. A ambos marqueses (de Sade y de Almela) les llama poderosamente la atención el proceso de iniciación de sus párvulas, y su ulterior derrumbe. A mí así me lo parece: Deniz quería su Justine y produjo a Clema.

El tiraje del libro es mínimo, pero vale la pena buscar, preguntar y hacerse con IMDINB. ¿Que qué significan esas siglas? Obviamente Instituto Mexicano para el Desarrollo Integral de la Niña Bien.

– Julio Trujillo