El viento entre los pinos: 24 aproximaciones al haikú

AÑADIR A FAVORITOS

Vasta y hueca
     la noche del otoño.
     De pronto rompe el alba.
      — Kinko
      
     No apremia
     su condena
     a la flor del cerezo.
      — Kin'u
      
     Los poemas de muerte
     son engaño:
     sólo es muerte la muerte.
      — Toko
      
      
     Ayer se abrían las flores.
     El viento sopla ahora:
     todo fue como un sueño.
      — Soshun
      
     Nevó toda la noche:
     en el campo desierto
     aroma de ciruelos.
      — Kanehide
      
     Bajo el viento otoñal
     recuerda el sauce
     su gloria ya perdida.
      — Talukuri
      
     El blanco crisantemo:
     como él
     nos marchitamos.
      — Otsuchi
      
     Me voy,
     como las gotas de rocío
     en una hoja de loto.
      — Senryu
     ¿Soy yo
     a quien llama el cuervo
     desde el mundo de sombras?
      — Shukabo
      
     Cae una hoja.
     Enseguida
     al viento otra se arroja.
      — Ransetu
      
      
     El Día de los Muertos:
     ayer fui el anfitrión,
     ahora soy huésped.
      — Sufu
      
     Cerezos en Yosino:
     florecen, luego mueren:
     da lo mismo.
      — Rekisen
      
     Otra vez todo helado:
     susurra una plegaria
     el viento entre los pinos.
      — Riei
      
     Dichosas en la hierba
     las gotas de rocío:
     serán vapor de nuevo.
      — Koraku
      
     Hielo en el mundo ardiente:
     mi vida
     que se funde.
      — Nakamichi
      
     Las nubes se apartaron
     y sobre el loto brilla
     una luna perfecta.
      — Seishu
     Dueño de los cerezos:
     te conviertes
     en abono de árboles.
      — Utsu
      
     En este nuevo invierno
     el sauce se habrá helado:
     ahora para siempre.
      — Sohoku
      
     [Sobre su incineración]
     Cuando veas el humo
     no supongas
     que están quemando hierba.
      — Baiku
      
     Caen y caen
     las hojas del ciruelo:
     su aroma es su recuerdo.
                                          — Mintiseigan
      
     No hay palabra de adiós:
     no huele a nada
     la nieve que se funde.
      — Bokusiu
      
     Crucé
     de un año a otro:
     Hoy es el límite.
      — Bunzon
      
     Me despido.
     Pasé pues todo pasa:
     rocío en la hierba.
      — Banzon
      
     Desde el lecho de muerte
     veo las flores:
     allí está el paraíso.
     Yaitsu

 

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: