No por mucho madrugar

AÑADIR A FAVORITOS

Sr. director:

En el número de mayo de Letras Libres España, Eduardo Berti publicó un ar-

tículo sobre el desafío que la revista Wired lanzó a varios escritores para redactar un cuento en seis palabras, a partir de un texto atribuido a Ernest Hemingway de esa extensión. En dicho artículo se menciona “El dinosaurio” de Augusto Monterroso, cuento que es común citar de memoria y alterarlo en el proceso. Éste parece haber sido el caso, pues en lugar de la versión original: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”, en la página 77 del número en cuestión donde debe decir “estaba” dice “seguía”.

Curiosamente, si ese “seguía” permaneciera, podría prescindirse del “todavía” que le antecede, y el cuento quedaría entonces dentro de la caprichosa marca de las seis palabras: “Cuando despertó, el dinosaurio seguía allí.” La elección de Monterroso permite suponer que su intención no era condensar la historia al mínimo, sino contarla de la mejor manera posible. ~

Cordialmente,

~Gonzalo Soltero