www.kurv.com

Algunas ocasiones en las que Donald Trump se ha beneficiado de trabajadores indocumentados

En numerosas ocasiones, Donald Trump ha empleado a trabajadores indocumentados.
AÑADIR A FAVORITOS

Donald Trump va a pronunciar un discurso sobre la inmigración, que él mismo se ha encargado de promocionar, este miércoles en Arizona. En él ha prometido ofrecer el tipo de detalles sobre políticas que ha desaparecido desde que inició su campaña presidencial con la promesa de construir un muro que pagaría México. Digamos que soy escéptico ante la idea de que el candidato del Partido Republicano hable con la especificidad que merecen los votantes. Pero, mientras esperamos sus palabras sobre el tema, merece la pena observar las formas en que se ha beneficiado personal y profesionalmente de, digamos, una actitud relajada hacia las leyes migratorias estadounidenses.

 

Un contratista de Trump empleó a trabajadores polacos indocumentados para que hicieran sitio a la Trump Tower

Vía PoliFact, de febrero de 2016:

En algún momento entre 1979 y 1980, Trump empleó a un contratista para que demoliera un viejo edificio en el midtown de Manhattan a fin de hacer sitio a la Trump Tower. El contratista empleó a trabajadores de un sindicato local y, para cumplir las apretadas fechas de Trump, también trajo a doscientos trabajadores indocumentados polacos que fueron apodados “la brigada polaca”. Los empleados polacos no figuraban en los libros contables, trabajaban en turnos de doce horas siete días a la semana por entre cuatro y cinco dólares a la hora, sin horas extras. Algunos trabajadores nunca cobraron lo que se les debía.

Algunos años más tarde, el sindicato local demandó a Trump y a sus socios, a quienes acusaban de haber evitado pagar las contribuciones de prestaciones sociales y pensiones contratando a inmigrantes indocumentados. Trump culpó al contratista y negó saber nada del estatus migratorio de los trabajadores polacos, pero un juez de Nueva York falló a favor del sindicato y ordenó que Trump pagara 325,000 dólares más los intereses. El magnate inmobiliario apeló la decisión y, antes de que el caso pudiera juzgarse de nuevo, llegó a un acuerdo fuera de los tribunales.

“Saca una cosa que pasó hace treinta años”, dijo Trump en un debate del Partido Republicano en febrero, después de que Marco Rubio alentara a los espectadores a buscar el litigio en Google. “Salió muy bien. Todo el mundo quedó contento.”

Trump contrató a trabajadores temporales extranjeros en su Club Mar-a-Lago de Palm Beach en lugar de trabajadores estadounidenses.

Vía The New York Times, desde febrero 2016:

Desde 2010, casi 300 residentes de Estados Unidos han solicitado o han sido recomendados para puestos de trabajo como camareros, camareras, cocineros y empleados domésticos [en el Club Mar-a-Lago de Palm Beach]. Pero, según los registros federales, solo se contrató a diecisiete. En todos salvo un puñado de casos, Mar-a-Lago intentó ocupar los puestos con cientos de trabajadores temporales extranjeros venidos de Rumania y otros países. … [Trump] también ha solicitado más de 500 visados para trabajadores extranjeros en Mar-a-Lago desde 2010, según el Departamento de Trabajo de Estados Unidos, mientras que cientos de solicitantes domésticos no lograron esos trabajos.

Para obtener los visados necesarios, el club de Trump dijo al gobierno de Estados Unidos que, en la gran mayoría de casos, era sencillamente incapaz de cubrir las plazas con trabajadores estadounidenses. The Times y otros medios, sin embargo, encontraron evidencia anecdótica de que algunos residentes querían de hecho los puesto de trabajo –aunque parecían haber sido diseñados para que resultasen especialmente poco atractivos–, y la CNN descubrió que el club solamente cumplió el estricto mínimo requerido por la ley para ofrecer ofrecer los puestos de trabajo a estadounidenses en primer lugar.

 

Un contratista de Trump probablemente empleó a trabajadores indocumentados para terminar su nuevo hotel de lujo en Washington, D.C.

Via The Washington Post, de julio de 2015:

[Una] compañía de Trump puede estar empleando a trabajadores indocumentados para terminar el hotel valorado en 200 millones de dólares, que estará a cinco manzanas de la Casa Blanca en Pennsylvania Avenue, según varias de las personas que trabajan allí. […] Entrevistas con unos quince trabajadores que contribuyen a renovar el Old Post Office Pavillion han revelado que muchos de ellos cruzaron la frontera entre Estados Unidos y México ilegalmente antes de instalarse en la región de Washington para construir nuevas vidas.

Varios de los hombres, en su mayor parte originarios de El Salvador, Honduras y Guatemala, han obtenido la ciudadanía estadounidense o estatus legal a través de programas de inmigración centrados en personas de América Central que huyan de guerras civiles o desastres naturales. Otros admitieron con discreción que están ilegalmente en el país.

El abogado de Trump desdeñó el informe de manera similar a como había hecho su jefe durante la controversia de los años ochenta en torno a la Trump Tower. “El señor Trump, que es el único propietario de la Old Post Office, empleó a uno de los mayores contratistas del mundo para que hiciera de contratista general”, le dijo el ejecutivo Michael D. Cohen al Post. “Esa compañía es Lend Lease. Emplean a subcontratistas que trabajan para ellos. La obligación de examinar a todos los trabajadores en el sitio es exclusivamente de Lend Lease. Esto, por supuesto, asume que la aserción en torno al estatus de los trabajadores es acertada.”

 

La agencia de modelos de Trump utilizaba a modelos extranjeras que trabajaban ilegalmente, con visado de turista

Vía Mother Jones, del 30 de agosto de 2016:

La agencia de modelos del magnate, Trump Model Management, ha empleado a modelos extranjeras que vinieron a Estados Unidos con visados de turista que no les permitían trabajar en el país, según tres exmodelos de Trump, todas ellas no ciudadanas, que compartieron sus historias con Mother Jones. Los expedientes financieros y migratorios incluidos en un litigio reciente que presentó una cuarta modelo de Trump muestran que ella también trabajó para la agencia de Trump en Estados Unidos sin un visado adecuado.

Una de las modelos, la canadiense de nacimiento Rachel Blais, presentó a la revista documentación que apoyaba su afirmación de que había realizado una serie de trabajos como modelo en Estados Unidos para la agencia de Trump tras firmar con esta en marzo de 2004, a pesar de que todavía no tenía derecho legal a trabajar en este país. Entre las cosas que hizo: aparecer en el reality show de Trump, The Appretice, vistiendo atuendos diseñados por los participantes.

Este mes, Politico planteó preguntas similares sobre el estatus migratorio de Melania Trump cuando empezó a trabajar como modelo en Estados Unidos a mediados de los años 1990, más o menos una década antes de que se casara con Donald Trump. Su anterior agente afirmó más tarde que había obtenido el visado necesario de trabajo para ella. Eso, sin embargo, no cuadra con la historia oficial de Melania y la campaña de Trump, que mantiene que tenía que volver habitualmente a Eslovenia durante ese tiempo para no violar la ley de Estados Unidos. (La anécdota parece haber sido diseñada para mostrar que ella, a diferencia de los millones de personas que su marido quiere fuera del país, hizo las cosas conforme a las reglas.)

Team Trump ha rechazado en repetidas ocasiones hablar de la historia migratoria de Melania en detalle desde entonces, al igual que ha hecho con casi todo lo demás.

Publicado previamente en 

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: