Foto: El Universal

Quadri: ¿ingenuo o perverso?

Una de dos: o Quadri no es tan bueno como sus amigos piensan o estamos frente al colmo de la ingenuidad.
AÑADIR A FAVORITOS

Me resulta difícil descifrar a Gabriel Quadri. Desde su aparición como candidato, he regresado un par de veces a los textos que Quadri publicara en Letras Libres. Los encuentro mesurados, sensatos. A partir de ello, he charlado varias veces con amigos y familiares de Quadri. Todos lo han defendido, señalándome —siempre de manera respetuosa y civilizada, cosa que se agradece— que Quadri no tiene relación alguna con Elba Esther Gordillo y solo busca, con su quijotesca candidatura (el adjetivo es mío, no de su gente), proyectar lo que uno de ellos llama “la agenda liberal”. Si a eso sumamos el discurso de Quadri en el primer debate y su candidez en distintos momentos de la campaña, parece que estamos hablando de un hombre bueno y de buenas intenciones.

Tristemente no se necesita ser malo para servir a la maldad. Solo se requiere una buena dosis de ingenuidad. Hace unos días, mientras pensaba en la figura de Quadri, recordé a otro candidato que explicaba su presencia en una boleta presidencial como una suerte de testimonio, una manera simbólica pero poderosa de defender una causa: Ralph Nader. Como Quadri, Nader hizo carrera en Estados Unidos como un notable defensor del medio ambiente y, sobre todo, de los derechos del consumidor. Desde muy joven, puso bajo la lupa los descuidos de las grandes empresas, a las que sometió a una notable presión para que mejoraran diversos estándares de calidad y seguridad. Su batalla contra General Motors durante los años 60 es legendaria. Incansable, Nader ha sido, durante casi 50 años, un dolor de cabeza para corruptos en el sector público y privado.

Si Nader hubiera tenido la lucidez de defender su admirable propósito desde afuera de la política formal, su legado habría permanecido incólume. Para su desgracia —y la de su país—, Nader optó, a finales de los 90, por aventarse al ruedo y buscar la presidencia de EU. Para explicar la decisión, Nader dio razones parecidas a las que ahora esgrimen los defensores de Quadri: era difícil lograr mucho más desde el exterior del mundo político; había que apostar por hacerlo desde dentro. Como era predecible, las probabilidades de un triunfo de Nader siempre fueron prácticamente nulas. En 2000 alcanzó casi 3 millones de votos en la elección presidencial, 2.74% del voto popular. En realidad, casi nada. O todo, si se le mira desde otro ángulo. Porque resulta que el porcentaje de voto de Nader podría haber marcado la diferencia en la tan competida elección entre Bush y Gore. Y aunque Nader se negó a aceptar su papel como saboteador inconsciente de la campaña de Al Gore, lo cierto es que, para muchos, la imprudente candidatura del quijote abrió la puerta al gobierno de George W. Bush, que protegió, durante ocho largos años, los privilegios corporativos contra los que el propio Nader había luchado toda la vida. Triste, tristísima paradoja.

Volvemos, así, a Gabriel Quadri. ¿Se dará cuenta de que ha puesto su inteligencia y capacidad al servicio de un partido cuyo único propósito es blindar el poder político de un sindicato nocivo e impermeable a la crítica, un auténtico politburó de la educación encabezado por una mujer que es ya persona non grata universal? ¿Sabrá que 5% de la elección no significa avance alguno de esa misteriosa “agenda liberal”, sino el registro (y mucho, mucho dinero) para un partido putrefacto? Una de dos: o Quadri no es tan bueno como sus amigos piensan o estamos frente al colmo de la ingenuidad. Prefiero pensar en lo segundo. Quiero creer que Quadri, como Nader, es un idealista al que se le ha metido en la cabeza una misión imposible. Si es así, aún está a tiempo de recapacitar (no sé cómo, pero hacerlo de alguna manera). Si Nader lo hubiera hecho, el mundo se habría ahorrado a George W. Bush. Ahora: si no estamos hablando de ingenuidad; si acaso los motivos de Quadri son otros, más siniestros, entonces la historia lo recordará como el hombre que perpetuó el poder de quienes condenan a la niñez mexicana a la esclavitud de la ignorancia. Un ingenuo útil o un perverso. No hay de otra.

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: