Duermevela

AÑADIR A FAVORITOS
ClosePlease loginn

Debes saber que llevo años, meses,

sin atreverme a que el milagro ocurra;

temerosa, mi mano estuvo en vilo,

acaso detenida por el miedo

a errar, a no encontrar esas palabras

que pudieran decir lo que yo ignoro;

no obstante era mi excusa repetir

que a nadie importa un poema más,

y así pasaron ¿sabes? muchos años,

días iguales sin seña ni santo,

hasta esta noche gélida en que supe

que estabas tú, impávido, escuchándome

en esta duermevela madrileña.

Así que a duras penas me rehice,

busqué papel y pluma en la maleta

para, a la brevedad, poder decírtelo

sin tener otra vez que errar callando,

y para recordarnos asimismo

lo que los dos sabemos bien de sobra:

no importa, en el fondo, nada más

que este momento, y ni siquiera eso

cuando la eternidad es la medida

de las cosas, la vida y del tiempo. ~

+ posts


    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: