El arte de la ficción

AÑADIR A FAVORITOS

El “reconocido estudioso de la vida política mexicana” señor Octavio Rodríguez Araujo acaba de publicar una novela –dice La Jornada del domingo 26— “titulada La organización, un thriller político en el que personajes de ficción –ricos, cultos, cosmopolitas– se mezclan en situaciones y contextos absolutamente verídicos, entre París, Amsterdam y Nueva York”.

Es muy divertido el conflicto que meterse a imaginar suele producirle a los ingenuos que optan por convertirse en novelistas “verídicos”. Esencialmente desconfiados de su apreciación objetiva del mundo, su desconfianza se multiplica a la hora de hacerlo imaginativamente. Supongo que por eso, el novelista Rodríguez Araujo explica que “este es el libro que más he disfrutado escribir, aunque tiene mucha investigación”.

Para demostrar que su libro tiene “mucha investigación”, explica lo siguiente: “Los personajes son ficticios pero si, por ejemplo, digo que el asesino tomó un vuelo de Delta Airlines de Londres a Nueva York tal día, es porque ese día salió un avión de esa línea de Londres a Nueva York”. Y bueno, claro, los días en que Delta Airlines vuela de Londres a Nueva York, es algo que requiere de investigación.

Esto me recuerda al tonto cuya idea de imitar a Balzac incluía la descripción minuciosa del tamaño de calzado de cada personaje… Aunque, bien mirado, se impone admitir que el señor Rodríguez haya parido un nuevo subgénero: la novela informativa. Aun si resultase ilegible, la novela será útil a la hora de necesitar saber si tal día hay vuelo de Delta Airlines entre Londres y Nueva York.

Un inteligente -¿quién lo dijo?— siempre tiene algo que decir; un tonto en cambio siempre tiene que decir algo…

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: