Elecciones en África: Camerún

Para confirmar que a los líderes políticos africanos les gusta mucho morir en el poder en detrimento de sus pueblos: Paul Biya, con 78 años, comienza su sexto mandato al frente de Camerún.
AÑADIR A FAVORITOS

El ejercicio de poder en África está fuertemente arraigado a un pensamiento: gobernar significa permanecer en el poder hasta la muerte. Y ejemplos de esta manera de comprender el poder hay muchos: Benín (antes Dahomey), Congo-Kinshasa, Congo-Brazzaville, Ruanda, Burundi, Gabón, Burkina Faso (antes Alto Volta), Malí, Mauritania, Níger, Togo, Chad, Liberia, Nigeria, Sierra Leona, Gambia, Somalia, Etiopia, Eritrea, Sudán, Zambia, Malawi, Suazilandia, Angola, Zimbabue, Mozambique, Sudáfrica bajo el apartheid, Madagascar, Argelia, Túnez, Egipto, el recién caso de Libia y el fatal desenlace de Muammar Gaddafi tras 42 años de gobierno y, desde luego, el caso de Camerún y Paul Biya que, en fechas recientes, logró la reelección para su sexto mandato.

Contexto

La República Unida de Camerún, ubicada en África centro-occidental, cuenta con una población de 18 millones 500 mil habitantes sobre un territorio de 475,440 km2. Sus principales recursos son el petróleo, madera, algodón, café y cacao.

Su independencia fue proclamada el 1 de enero de 1960. El 21 de febrero del mismo año, se adoptó vía referéndum la Constitución de la nueva República. Meses más tarde, el 5 de mayo,  Ahmadou Ahidjo fue electo presidente del país.[1]

El 11 de febrero de 1961 se organizó un referéndum sobre la autodeterminación de la parte del Camerún que estaba bajo la administración británica en el marco del régimen de ‘territorios bajo fideicomiso’ de las Naciones Unidas. Así, el norte que era principalmente musulmán escogió integrarse a Nigeria, mientras que el sur, que era básicamente cristiano, escogió unirse a la República del Camerún para constituir la República Federal del Camerún. El 14 de agosto de 1961 nació la República Federal del Camerún como resultado de la reunificación del Camerún francés y el Camerún austral británico.

Las elecciones presidenciales del 23 de marzo de 1965 reeligieron por otros cinco años el presidente Ahmadou Ahidjo. Ahidjo era partidario de una mayor centralización del poder y, consecuente con esta estrategia, el 1 de septiembre de 1966 prohibió el multipartidismo y fusionó a los partidos existentes -con excepción del Partido Democrático Camerunés (PDC) y de la Unión de las Poblaciones Camerunesas (UPC)- con su partido, la Unión Nacional de Camerún (UNC), para crear la Unión Camerunesa (UC), único partido legal.

El 28 de marzo de 1970, Ahmadou Ahidjo ganó su tercer mandato presidencial. Dos años después, el 20 de mayo de 1972, un referéndum puso fin al sistema federal y se creó la República Unida de Camerún.

Una nueva elección presidencial, 5 de abril de 1975, dio a  Ahidjo su cuarto mandato presidencial. Dos meses después, el 2 de junio de 1975, un referéndum constitucional aprobó la creación de la figura de Primer ministro y este puesto fue confiado al Sr. Paul Biya.

Paul Biya al poder

El 5 de abril de 1980, nuevamente, Ahmadou Ahidjo fue reelecto presidente para un quinto mandato. Los problemas sociopolíticos y económicos se agudizaron. El 4 de noviembre de 1982, Ahidjo se vio obligado a presentar su renuncia por ‘motivos de salud’. Le sucedió el primer ministro, Paul Biya. Esto generó un ambiente de desconfianza entre los fieles a Ahmadou Ahidjo y los partidarios del nuevo gobierno de Paul Biya quien, al iniciar su gestión, intentó restaurar algunas prácticas democráticas sin éxito, ya que él mismo retomó rápidamente la filosofía política autocrática de su antecesor. Hubo intentos de golpes de Estado y Ahmadou Ahidjo fue obligado a exiliarse a Francia en julio de 1983. Sin Ahidjo, Biya quedó como el nuevo hombre fuerte de Camerún y ha sido ese hombre desde entonces.

Las elecciones presidenciales de 1984, 1989, 1994, 2001 y 2004 han sido ganadas por Biya. En ocasiones la oposición política -legalizada desde 1991- ha intentado boicotear estas elecciones caracterizadas por una desigual y poco transparente competencia.

Las elecciones más recientes, celebradas el 9 de octubre de este año, estuvieron marcadas por la desigualdad de medios y recursos. Toda la maquinaria político-administrativa del ‘gobierno saliente’  fue puesta en marcha para favorecer a Paul Biya  (se comentaba que en el padrón electoral aparecían nombres de altos burócratas fallecidos). El material electoral no llegó a tiempo o no se pudo disponer de ellos en algunas casillas electorales, o peor aún, en ciertas casillas solamente había boletas electorales del RDPC (Agrupamiento Democrático del Pueblo Camerunés), el partido de Biya.

En las elecciones de octubre pasado, 22 candidatos de partidos de oposición se enfrentaron a Paul Biya. De entre estos candidatos destaca la figura de John Fru Ndi del Frente Democrático Social (SDF, por sus siglas en inglés) quien exigió, sin éxito, elecciones libres y transparentes.

El 21 de octubre 2011, la Corte Suprema anunció la victoria de Biya y su reelección para un nuevo mandato de siete años, reconociéndole 77,98% de votos contra el 10,71% logrado por John Fru Ndi.

Para confirmar que a los líderes políticos africanos les gusta mucho morir en el poder en detrimento de sus pueblos: Paul Biya, con 78 años, comienza su sexto mandato.



[1]Camerún fue colonia alemana hasta la creación de la Sociedad de Naciones, cuando este territorio quedó bajo el doble mandato británico-francés.

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: