Televisión y las visitadoras

AÑADIR A FAVORITOS

Después de las bombas llegaron las putas.
     Leo en un periódico que hay un restaurante de lujo que se instala en las zonas en conflicto. Los propietarios señalan que los miembros de Naciones Unidas y los periodistas y los políticos que viajan a las zonas en conflicto tienen mucho dinero y pocos lugares donde gastarlo.
     Mario Vargas Llosa se preocupó por la intendencia sexual del ejército en su novela Pantaleón y las visitadoras.
     Antonio Salas (nombre supuesto), el periodista que vivió una temporada con los nazis españoles, ha investigado los bajos fondos de la prostitución. La prostitución de lujo, la prostitución de las famosas, la prostitución de las inmigrantes, las mafias de la prostitución, la compra de mujeres, de niñas, la terribles situación de las mujeres que se prostituyen. La virginidad. Ha escrito un libro, El año que trafiqué con mujeres (Temas de Hoy), y ha preparado varios programas de cámara oculta para Tele 5. Pudo haber comprado una mujer pagando 24 mil euros. Pactó sexo con famosas por 18 mil euros. La cámara oculta enseña una dramática realidad.
     Los empresarios de locales de alterne quieren pedir su ingreso en la CEOE. Quieren que la prostitución sea una actividad económica regulada.
     Una prostituta afirma en Crónicas Marcianas que estuvo con la suprema Aída en una cama atendiendo a unos clientes. Pero no sabe si cobró. Una chica afirma en Crónicas Marcianas que se acostó con el conde Lecquio. Luego, en algún programa de televisión rosa, me entero de que alguien afirma que esa chica ejerce la prostitución.
     Una madame explica en Aquí hay tomate que puede conseguir que algunas chicas famosas se prostituyan por una considerable cantidad de dinero. Lo ha conseguido bastantes veces, afirma.
     Las putas alivian extrañamente la tensión del atentado.
     En las páginas de economía de los periódicos se afirma que cada español gasta 1200 euros al año en prostitución. Las estadísticas son vasos comunicantes: yo cubro a unos cuantos españoles en las estadísticas de compra de libros y unos cuantos españoles me cubren a mí en las estadísticas de gasto en prostitución.
     Clara es un personaje de El Jueves, la revista de humor, que se dedica a la prostitución: cuida muy bien de su hijo y es muy feliz.
     ¿Por qué la prostitución ocupa de repente un espacio tan grande en los medios?
     Después de los gays, las putas salen del armario.
     Más del 90% de las prostitutas españolas son inmigrantes: latinas, del Este, africanas.
     Antonio Salas pudo comprar una prostituta inmigrante por 24 mil euros.
     El gobierno de Zapatero no ha anunciado ninguna medida sobre la prostitución, pero comienza a ser un asunto político. No todo puede estar siempre a oscuras.
     En Holanda se cierra el Barrio Rojo. Suecia ha legislado para penalizar la “compra de servicios sexuales ocasionales”.
     Álvarez del Manzano intentó crear un espacio limitado para putas en la Casa de Campo.
     Antonio Salas sólo ofrece en su libro iniciales de las famosas prostitutas. En los programas rosa se juega a adivinar qué famosas son las que se esconden tras las iniciales.
     En la primera edición de Gran Hermano participaron varias chicas que se habían dedicado a la prostitución.
     ¿Por qué la prostitución sigue causando tanta alarma? El corrector automático de mi ordenador sigue subrayando la palabra prostitución.
     No se habla de chicos que se dedican a la prostitución. Afirma Antonio Salas que no hay mafia en la prostitución masculina. Que el problema de la prostitución de las mujeres es la esclavitud, el terror.
     Se habla de prostitución pero debería hablarse de esclavitud.
     Antonio Salas dice: “No, yo no creo que la prostitución sea un oficio, ni un trabajo. Es otra cosa, una tortura, un suicidio, una forma de autodestrucción, pero no es un trabajo”.
     Forma de prostitución difusa: acostarse con David Beckham y contarlo, previo pago, en un programa de televisión.
     Hugh Grant apareció en todos los periódicos, con su foto policial, por haber contratado los servicios de una prostituta. ¡Y eso que no era sexo: sólo se trataba de un francés!
     Pedro J. Ramírez cuenta en su libro autobiográfico, El desquite: los años de Aznar (La Esfera de los Libros), cómo los servicios secretos trataron de acabar con él utilizando a una prostituta, Exuperancia Rapu. Dice Pedro J. Ramírez a María Teresa Campos en el programa de María Teresa Campos que la libertad personal debe estar por encima de todo.
     Una madame cuenta en Aquí hay tomate que algún cliente se quejó de alguna famosa que había contratado como prostituta porque sus servicios habían sido muy deficientes.
     Amnistía Internacional pide firmas para impedir la lapidación de mujeres a las que se acusa de haberse prostituido: Fátima Usman y Ahmadu Ibrahim, de Nigeria, esperan un aplazamiento. ~

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: