Ultramar (fragmentos)

AÑADIR A FAVORITOS

     I
     En el umbral
     de puertas ahora inexistentes,
     en recintos que apenas se deslindan
     bajo el calor a plomo
     y sus alianzas con los insectos y el polvo,
     se superpone a la imagen soñada
     o entrevista quizá
      entre esas piedras
     una presencia inabarcable.
      
     La huida cierra sus senderos.
     Los límites se rompen,
     y lo que daba forma al pensamiento
      se deshace.
      
     El tacto del día
     y la nube del sueño
      deseantes
     se entretocan.
     Y al fondo
      como un pez ahíto
     la conciencia.
     Desciñe en luz arborescente
      su íntima placidez,
     lengua que se remuerde en el silencio
      
     hasta que vibran
      los nombres imantados.
      
     Frases repetidas en el umbral,
     ritmos que se desgajan como cortezas.
      
      
      
      
      
      
      
      
     II
     Verdor de ojos.
     Copulación de insectos bajo el techo de caña.
     El tejido de las sillas se marca en las piernas,
     la huella de los labios en la copa.
      
     Sales en la punta de la lengua,
     en los giros del habla—
      
      ¿Cómo medir
      ese polvo de luz en el crepúsculo
      fingiendo mármoles rosados
      sobre el peñasco
      
     Sales en la piel del litoral—
      
      mármoles rosados
      sobre el peñasco gris?
      
     Ah mentirosas,
                metáforas,
     aleaciones fugaces
     del ojo deseante
      y la belleza inasible.
      
     La tarde se embriaga
            en un verdor ilimitado,
     exacerba en un extremo del verano
      sus oxígenos.
      
     Brillos se erizan entre el silencio
                  y sus pausas:
     palabras ensartadas
     en un hilo sutil de pensamiento.
     Sueño del no saber.
      
     Y en la doble ignorancia,
     en el sustrato impenetrable
     el horizonte resbala por los ojos. –

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: