Rescatar el Día Internacional del Migrante

Lograr que el público en general o los medios pongan atención al trabajo de los grupos defensores de migrantes en un 18 de diciembre es sumamente complicado.
AÑADIR A FAVORITOS

El pasado 18 de diciembre se celebró por onceava ocasión el Día Internacional del Migrante. Reconocer alguna causa con un día internacional es una forma de hacerla visible, de reportar avances o de promover nuevas  agendas o programas de trabajo relacionados con temas a los que tradicionalmente no se les ha dado la atención necesaria. Desafortunadamente, el Día Internacional del Migrante fácilmente se pierde en el calendario decembrino. Para esas fechas, sólo a los más interesados en el tema (si acaso) les queda energía y tiempo para aprovechar ese día internacional para organizar algún tipo de movilización o actividad que contribuya a crear conciencia sobre la migración. Más allá de sus propios esfuerzos y la de por sí difícil tarea de deconstruir los mitos sobre la migración y promover mayor colaboración entre gobiernos, sociedad civil e instituciones internacionales en este tema, lograr que el público en general o los medios pongan atención al trabajo de los grupos defensores de migrantes en un 18 de diciembre (y este año en domingo), es sumamente complicado.

Fue en el año 2000 cuando la ONU declaró el 18 de diciembre del Día Internacional del Migrante. La fecha se eligió porque es el día en que se adoptó la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y sus Familiares en 1990 (entrada en vigor en 2003). Justamente uno de los objetivos del reconocimiento del Día Internacional del Migrante era presionar al gran número países que no habían, y todavía no han, ratificado la Convención para que adoptaran este instrumento. Hasta la fecha, sólo 45 países la han ratificado pero son principalmente países de origen de migrantes; ninguno de los principales receptores de migrantes está suscrito a la Convención.

Los gobiernos críticos de la Convención se oponen principalmente a los artículos que tienen que ver con migrantes indocumentados y la garantía de derechos como el acceso a servicios de salud de emergencia para estas personas. Sin el apoyo de gobiernos de países receptores de migrantes y con una limitada campaña de información por parte de la ONU, ha quedado principalmente en manos de la sociedad civil y de un grupo comprometido de ONG promover el Día Internacional del Migrante y los instrumentos que puedan establecer estándares para proteger y promover los derechos de los migrantes. Un ejemplo es el grupo December18 que se enfoca a promover la Convención y  cabildear para que sea adoptada. Otra muestra de este tipo de trabajo es el International Migrants Bill of Rights, un texto que propone una alternativa a la Convención, desarrollado en conjunto por estudiantes y profesores de la American University en Cairo, Georgetown University Law Center en Washington D.C. y la Universidad Hebrea en Jerusalén.

Este 18 de diciembre, la organización Movimiento Inmigrante Internacional (MIM), creada en enero de 2011, dio un ejemplo creativo e inspirador para hacer visible el tema de la migración y rescatar la idea de que todos los países dediquen al menos un día a reflexionar sobre los retos y oportunidades que representan los migrantes. MIM es un proyecto de la artista Tania Bruguera en colaboración con la organización para promover el arte público Creative Time y el Museo de Arte de Queens en Nueva York. Ante la ausencia de una campaña internacional activa por los derechos de los migrantes, Movimiento Inmigrante Internacional empezó por seguir el ejemplo de otras campañas exitosas que han adoptado un listón de un color y diseñó uno nuevo, café y azul, con el lema “respeto migrante”.

El Movimiento Inmigrante Internacional también propuso un texto sencillo y provocador titulado Manifiesto Migrante, como un llamado a la reflexión y a la acción. Ante la falta de conocimiento de la Convención, y la dificultad para hacer fácilmente comprensible su contenido, el Manifiesto acerca el tema de los derechos de los migrantes a un público más amplio y así logra justamente lo que el Día Internacional del Migrante se propone. Desarrollados en colaboración con académicos, activistas, funcionarios de gobierno, miembros de la comunidad y especialistas en migración, los 10 puntos del texto destacan el ser migrante como una condición que compartimos, como una realidad de la que todos somos parte y sobre la cual tenemos responsabilidad, como migrantes o no migrantes. Los derechos del migrante se expresan como el derecho de todos a ser incluidos, a tener oportunidades, a progresar, a viajar, a una vida mejor, a leyes sin prejuicios, a la dignidad. Desde esta perspectiva,“cuando se niegan los derechos a los migrantes, los derechos de los ciudadanos están en riesgo.”

El texto fue la base para más de 200 acciones que se llevaron a cabo el 18 de diciembre en diferentes países del mundo, tal como quedó registrado en un mapa interactivo. La organización convocó a artistas, migrantes, activistas y al público interesado a organizar acciones que destacaran la experiencia del migrante de manera global. Casi todas las acciones incluían la lectura en voz alta del Manifiesto Migrante. Algunas se hicieron en el transbordador que va a Ellis Island en Nueva York, en parques, en la playa, en la calle…Una persona caminó en un círculo entrando y saliendo del Océano Atlántico mientras leía el Manifiesto. Otra persona instaló un jardín en el techo de una camioneta visitando varias comunidades migrantes y recibiendo donativos de plantas de cada una para hacer un “melting pot” botánico.

 

 

El mismo día, el movimiento de Occupy Wall Street realizó movilizaciones enfocadas en el tema de los trabajadores migrantes. Se reportaron marchas en Nueva York y Los Ángeles aunque más pequeñas en comparación con otras que ha organizado el movimiento. La marcha enfatizó temas como las violaciones de derechos en detenciones y deportaciones de migrantes, así como los abusos por parte de corporaciones que no pagan un salario justo a trabajadores indocumentados. Desde el inicio del movimiento ha estado presente el tema de la migración pero recientemente se creó el grupo Justicia para los Trabajadores Migrantes dentro de la Asamblea General de OWS en Nueva York para trabajar específicamente en este tema como parte de las preocupaciones del 99%.  

 

 

El mismo día, en Zamora, Michoacán se celebró por primera vez el Día Diocesano del Migrante, con participación de la iglesia, dependencias gubernamentales y grupos de apoyo a migrantes. Varias Diócesis reportaron haber organizado eventos similares en otras partes del mundo, y el papa Benedicto  XVI eligió como lema para el 2012: "Nueva Evangelización y Migraciones".

 

Por su parte, el grupo Acción Global Migrante convocó a una jornada de actividades bajo el lema ¡Por una jornada de acción global contra el racismo, por los derechos y la dignidad de l@s migrantes, refugiad@s y desplazad@s! ¡MI CASA ES DONDE QUIERO VIVIR! Esta iniciativa es resultado de una propuesta que se presentó en el Foro Mundial de las Migraciones en Quito en 2010 y también se apoya en un texto alternativo a la Convención de la ONU sobre los derechos de los migrantes llamada: la Carta Mundial de los Migrantes. En varios países se realizaron eventos bajo este marco. En México, Amnistía Internacional, Sin Fronteras, Movimiento Migrante Mesoamericano, la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas, el Instituto José María Luis Mora y la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, organizaron una caminata a la PGR, entre otras actividades.

 

Una búsqueda exhaustiva seguramente revelaría más eventos y acciones realizadas el pasado 18 de diciembre pero el problema es su invisibilidad. Sólo algunos medios de comunicación locales escribieron reportajes cortos al respecto. Ni siquiera el mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas tuvo eco más allá de la página web que dedica la ONU a este tema.

 

El reto es trabajar para que todos los días se abran nuevos espacios y foros para llamar la atención sobre estos temas de manera constructiva y formar coaliciones cada vez más amplias  y mejor  articuladas para promover los derechos de grupos de migrantes vulnerables. En los últimos años se ha logrado mucho pero no se compara con el rezago que hay, la desinformación y la falta de atención al tema entre el público en general. Esperemos que de aquí al próximo 18 de diciembre podamos reportar avances positivos en legislaciones y políticas nacionales e internacionales, cambios de actitud en grupos anti-inmigrantes, mejores programas para la integración de los migrantes, desde el lugar de empleo hasta las escuelas y los centros comunitarios, un discurso constructivo que refute mitos y percepciones equivocadas sobre el movimiento transfronterizo de personas, y un enfoque global sobre los derechos de los seres humanos que viven fuera de su país de origen. Bien  lo dice el Manifiesto Migrante: La dignidad no tiene nacionalidad.

 

 

Fotos: Immigrant Movement International y NYC General Assembly, Immigrant Worker Justice

    ×  

    Selecciona el país o región donde quieres recibir tu revista: